Buscar

Fidel Castro fustiga a la UE y le dice que en Cuba nunca se ha torturado

AFP
23/06/2008 - 18:56

Fidel Castro fustigó a la Unión Europea (UE) por tercer día consecutivo por considerar "hipócrita" el levantamiento de las sanciones que impuso a Cuba como presión por los derechos humanos, en tanto que el gobierno de su hermano Raúl aún no reacciona a la decisión del bloque.

"Nunca hemos torturado a nadie, ni privado de la vida a alguien por métodos extrajudiciales", dijo el líder cubano el domingo en un comentario difundido por el sitio oficial Cubadebate, sin ser publicado en la isla al igual que los del viernes y sábado.

Castro señaló que la afirmación de que en Cuba se tortura es una "calumnia" repetida "millones de veces", y que no es una "diatriba" su señalamiento de que la UE viola los derechos humanos de los inmigrantes y calla abusos cometidos por el gobierno de George W. Bush.

"Si Europa toma medidas diplomáticas contra Cuba alegando defender esos derechos, ¿por qué no se adoptan esas medidas contra Estados Unidos por el genocidio de Bush en Irak y las miles de personas arrestadas sin juicio y torturadas durante años allí y en cualquier parte del mundo?", cuestionó.

Fidel publicó sus tres artículos luego de que los cancilleres de los 27 acordaron el jueves levantar las medidas impuestas en 2003 y en suspenso desde 2005, en una decisión que debería ser adoptada oficialmente este lunes, pero que fue pospuesta a instancias de Suecia por razones de procedimiento.

Alejado del poder desde que enfermó hace 23 meses, Castro, de 81 años, calificó de una "enorme hipocresía" la decisión de los cancilleres, que establece una revisión anual del levantamiento de las medidas sujeta a avances en derechos humanos.

"A Cuba, en nombre de los derechos humanos, le exigen la impunidad de los que pretenden entregar, atados de pies y manos, la patria y el pueblo al imperialismo", dijo el viernes, al referirse a los opositores, el líder comunista, quien renunció a la presidencia en febrero pasado.

La UE, que impuso las sanciones en represalia por la condena de 75 disidentes en 2003, decidió levantarlas para alentar los cambios que lleva a cabo el presidente Raúl Castro, y establecer un "diálogo político" con el nuevo gobierno, que hasta ahora no emitió comentario.

La Casa Blanca, que considera "cosméticos" los cambios de Raúl, lamentó la decisión europea. "Nos preocupa que se trate de ir demasiado rápido en las relaciones con un Gobierno que todavía está atrapado en la dictadura", declaró el portavoz Tom Shannon.

España, que impulsó el levantamiento de las medidas y se declaró a la espera de una respuesta de Cuba, señaló que "la UE ha dado pruebas de su independencia y su autonomía en su política exterior", según declaró este lunes el secretario de Estado para el bloque, Diego López Garrido.

La posición adelantada por Fidel y el silencio oficial fue interpretado por la oposición como muestra de divergencias entre los hermanos. "Parece que no hay unanimidad en el gobierno. La UE tendió una mano a Raúl para animar los cambios, y eso no interesa a los más duros", dijo el opositor Oscar Espinosa, uno de los 75, excarcelado en 2004.

"No soy ni seré nunca jefe de fracción o grupo. No puede deducirse, por tanto, que haya pugnas dentro del Partido" Comunista de Cuba (PCC), aseguró el ex presidente, al salir al paso de esas percepciones.

En sus reflexiones, Castro, quien conserva fuerte influencia desde su estratégico y poderoso cargo de primer secretario del PCC, explicó que dejaba consignadas sus posiciones conforme a sus convicciones, y porque a su edad y en su estado de salud "uno no sabe qué tiempo va a vivir".

mis/rpl

Otras noticias

Contenido patrocinado