Buscar

EEUU duda de la buena voluntad de Irán y mantiene todas las opciones

AFP
2/07/2008 - 20:21

El presidente estadounidense George W. Bush insistió este miércoles en que la diplomacia sigue siendo la prioridad para resolver la crisis con Irán por su política nuclear, pese a que la Casa Blanca era escéptica respecto a la voluntad iraní de negociar y que el recurso a la fuerza seguía siendo una posibilidad.

El jefe del estado mayor conjunto estadounidense, almirante Michael Mullen, reconoció sin embargo que con tropas ya involucradas en dos grandes teatros de operaciones --Irak y Afganistán-- abrir un tercer frente con Irán representaría una tarea muy pesada.

"Esto no quiere decir que no tengamos las capacidades" de soportar la carga de otro conflicto", "pero eso sería extremadamente difícil para nosotros", dijo Mullen.

Esas palabras coinciden con la propagación de señales aparentemente contradictorias: la profusión de especulaciones sobre la posibilidad de que Bush orden un ataque contra Irán en los últimos siete meses de su presidencia o que permita que su aliado Israel lo haga, y declaraciones de altos funcionarios iraníes parecen indicar que tras meses de instransigencia, Irán podría mostrarse abierto a un compromiso.

A pesar de la espectacular evolución que supondría una auténtica voluntad de conciliación por parte de Irán, Bush utilizó el miércoles el mismo lenguaje que hace meses: "siempre he dicho que todas las opciones siguen sobre la mesa, pero la primera opción para Estados Unidos es resolver este problema por la diplomacia".

El presidente estadounidense está convencido de que el régimen islámico, uno de sus mayores enemigos, intenta fabricar una bomba atómica bajo la cobertura de un programa nuclear que el gobierno iraní dice que es puramente civil.

Bush realiza un esfuerzo internacional por convencer u obligar a Irán a renunciar al enriquecimiento de uranio, garantía de que Teherán no desviará esos materiales de sus actividades civiles a fines militares.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó tres paquetes de sanciones conra Irán. Estados Unidos y la Unión Europea imponen sus propias medidas de coacción, y tratan sobre todo de cortar las redes de financiamiento del régimen islámico y de su programa nuclear.

La administración Bush piensa que esta estrategia comienza a dar sus frutos. "Avanzamos", aseguró Bush el miércoles.

Además de sostener que quiere seguir aumentando la presión, el gobierno norteamericano apoya una oferta de cooperación política, económico y comercial presentada de nuevo en junio a Irán por el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Javier Solana, en nombre de las seis potencias que negocian con Irán (Rusia, Estados Unidos, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania).

En el curso de los últimos días, altos funcionarios iraníes dieron la impresión de estar más dispuestos a discutir.

El ministro de Relaciones Exteriores, Manuchehr Mottaki, dijo el miércoles que su gobierno estaba examinando la oferta de coperación".

El gobierno estadounidense afirmó este jueves ser "escéptico" respecto a los comentarios de esos funcionarios.

"Si fueran serios respecto a querer aceptar esta oferta, eso sería bienvenido. Pero pienso que tenemos todas las razones para ser escépticos, dado que frecuentemente nos envían mensajes contradictorios", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino.

dab-lal/jb/cd

Otras noticias

Contenido patrocinado