Buscar

DESTACAMOS
Garbiñe Muguruza 'aplasta' a la número uno del mundo y se mete en la final de Cincinnati

Heridos y saqueos en pueblo de Bolivia tras choques por diferencias con alcalde

AFP
16/02/2017 - 0:44

Violentos choques entre críticos y defensores de un alcalde oficialista -que terminó con su casa quemada- sembraron caos el miércoles en un poblado andino del oeste de Bolivia, con varios heridos y comercios saqueados.

Los vecinos exigen al alcalde Édgar Ramos, del poblado de Achacachi, nicho electoral del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS), una rendición de cuentas en una plaza pública, pero él ha sugerido realizarla dentro de un cuartel militar.

Un sindicato local de indígenas, denominado "ponchos rojos", salió a respaldar su decisión.

Los indígenas marcharon en apoyo al alcalde el miércoles, manifestación que derivó en saqueos, en aparente protesta por la quema durante la noche previa de un inmueble de propiedad del alcalde efectuada supuestamente por vecinos descontentos, dijo a radio Erbol el presidente del Comité Cívico de Achacachi, Édgar Quispe.

"Se están produciendo hechos violentos (...) hay detección de uso de armas de fuego, se está produciendo daños a la propiedad privada y pública", señaló el estatal Defensor del Pueblo, David Tezanos, quien se desplazó al lugar. Acotó que en la marcha de indígenas "había al menos tres rifles máuser", aunque no se estableció su uso.

El director del hospital local de Achacachi, Boris Enríquez, confirmó que se atendieron nueve casos de personas heridas, principalmente por pedradas, producto del choque entre vecinos y campesinos.

El alcalde Ramos se quejó por la quema de su vivienda y aseguró que incluso salvó milagrosamente la vida. "Si yo hubiese estado en mi casa yo estaría muerto, por lo que agradezco de estar vivo a las autoridades originarias (indígenas), también agradezco a Dios", dijo Ramos a la radio Erbol.

La casa del presidente de la asociación de vecinos del poblado, Esnor Condori, contrario al alcalde, también fue quemada.

Él responsabilizó del hecho a los defensores del burgomaestre. "Es cierto, quemaron mi casa. Fueron los 'ponchos rojos'. Estoy en Achacachi pero en la clandestinidad", declaró Condori al diario El Día.

Con el fin de apaciguar el clima beligerante, la Policía desplazó a unos 600 efectivos al pueblo, donde existe una precaria situación de calma.

jac/rb/mav/lp


Otras noticias

Contenido patrocinado