Buscar

Exdirectivos de Abengoa serán juzgados en España por sus indemnizaciones

AFP
16/02/2017 - 17:19

Los exdirectivos del gigante español de energías renovables Abengoa serán juzgados por haberse otorgado indemnizaciones de varios millones de euros al abandonar el grupo al borde de la quiebra, anunció este jueves la justicia española.

Abengoa, empresa insignia de España en los años 2000, atrapada por sus deudas, evitó por muy poco entrar en un proceso de liquidación judicial en 2016. Habría sido una de las quiebras más importantes de la historia del país.

El expresidente Felipe Benjumea, hijo del fundador, y el antiguo director general Manuel Sánchez Ortega enfrentarán a un tribunal acusados de administración desleal y apropiación indebida, según el auto consultado por la AFP.

El prejuicio para la compañía se eleva a casi 11,5 millones de euros en el caso de Benjumea y cerca de 4,5 millones en el de Sánchez Ortega, estima el juez instructor de la Audiencia Nacional, especializada en grandes causas financieras y de corrupción.

Los dos directivos abandonaron el grupo justo antes de que se declarara en preconcurso de acreedores en noviembre de 2015, embolsándose esas indemnizaciones millonarias.

Tres otros exmiembros del consejo de administración de Abengoa, que participaron en la reunión para fijar las indemnizaciones, serán también juzgados.

Los acusados pueden ser condenados a penas de entre tres y cinco años de prisión.

Abengoa, una empresa familiar fundada en 1941 en Andalucía (sur), fue una compañía puntera a fines de la primera década de este siglo en la energía solar y eólica, los biocombustibles y la desalinización del agua. El propio expresidente estadounidense Barack Obama la escogió para construir la mayor central solar del mundo en Arizona.

A finales de 2015 estaba presente en una veintena de países, antes de verse ahogada por su enorme deuda fruto de un crecimiento demasiado rápido.

La compañía consiguió evitar la quiebra en agosto negociando un plan de reestructuración de su deuda con una quincena de bancos y fondos de inversión, pero tuvo que desprenderse o congelar muchas de sus actividades.

También perdió casi la mitad de sus empleados en un año, pasando de 31.800 en septiembre de 2015 a 17.400 un año más tarde, un tercio de ellos en España.

emi/dbh/age


Otras noticias

Contenido patrocinado