Buscar

El gran derbi marfileño ha perdido su magia pese a la brujería

AFP
19/05/2017 - 20:25

"ASEC Mimosas - Africa Sport, antes fue mítico... Hoy en día ya no es lo que fue", suspira el exinternacional marfileño Emmanuel Moh, de 68 años, y exjugador del Africa Sport. Y ello pese a los brujos y los amuletos que lo rodean.

"Antes algunos aficionados de África (colores rojo y verde) nunca llevaban el amarillo (del ASEC) e incluso los derbis entre los equipos de jóvenes atraían a multitud de gente", prosigue.

"Para el derbi, a las 09H00 de la mañana (hora local) el estadio estaba lleno. Se metía a la gente al borde del césped. Algunos se quedaban fuera", rememora con un sombrero sobre la cabeza el exjugador del Montpellier, apodado 'Eusebio'.

El sábado, los dos equipos punteros de Abiyán se enfrentarán en una relativa indiferencia... en la ciudad de Bouaké, puesto que se están realizando trabajos en el estadio de la capital marfileña.

El grupo mediático Canal Plus, socio oficial de la liga de Costa de Marfil, invirtió importantes cantidades de dinero en secreto para resucitar el campeonato. Algunos esperaban que esta aportación y la difusión de los partidos en África ayudarían a renacer el interés.

Los ingredientes se reúnen con una rivalidad histórica, desde la creación de los dos equipos, y muchísimas anécdotas para revivir.

La Agrupación Deportiva de Empleados de Comercio (ASEC) fue fundada en 1948 por comerciantes marfileños pero también por benineses, ghaneses y burkineses. Para los derbis, los aficionados venían algunas veces de Burkina Faso y Benin.

Con muchos recursos económicos, apoyado por Georges Ouégnin, omnipresente jefe de protocolo de la presidencia, ASEC ganó la Liga de Campeones de África en 1998.

El Africa Sport fue creado un año antes, en 1947 bajo el nombre de Club Deportivo Bété (CSB), etnia del oeste del país antes.

"La rivalidad deportiva nació en los años 50", explica Eustache Manglé, de 76 años, exinternacional marfileño y capitán histórico del ASEC.

"En 1958, el Africa batió al ASEC por 5-0 en Dakar en la final de la Copa de África occidental francesa. El ASEC digirió mal esa humillación y eso hizo sin duda amplificar la rivalidad", cuenta Manglé´.

- Huevos y limones -

Amigos en la vida, adversarios en el campo, Moh y Manglé hablan de los que había detrás escondido: los brujos de amuletos.

"El brujo de amuletos solo va con los buenos jugadores", broma Moh.

"Para el derbi, íbamos a buscar a los brujos de amuletos a todos los lados, incluso a los países vecinos. Algunos años, se podía tener 20 brujos de amuletos para un equipo", asegura.

"Recuerdo una vez, el Africa se reunió alrededor del círculo central como hacen algunos jugadores para rezar. Pero, no estábamos para eso. El brujo de amuletos nos había pedido romper un huevo en el círculo central. Nos juntamos para que los chicos del ASEC no lo vieran. Y ¡crac! ¡Rompimos un huevo y ganamos!", se ríe Moh.

Manglé se acuerda de una historia con limones que había preparado el brujo de amuletos del Africa: "Nos dijo que teníamos que levantar el brujo de amuletos del Africa si queríamos ganar. Lo levantamos en su casa. Confesó que teníamos que tirar un limón en la portería para marcar".

"Fue lo que pasó. Cuando El Africa tiró el limón, había un gol, ¡recuperábamos el limón y marcábamos también! Estábamos 2 a 2. ¡Los jugadores corrían tras el limón! ¡Cuando tomamos ventaja, confiscamos el limón! La prensa tituló "el juego del limón!", agregó.

Eta práctica no estaban exentas de riesgos: "Regresando al brujo de amuletos, atravesamos la laguna (de Abiyán) en piragua a medianoche, éramos cuatro o cinco jugadores. Una gran pez saltó haciendo un ruido ensordecedor. Temblamos de miedo y grité: 'Debido al balón vamos a morir'", relata.

La importancia del derbi fue desapareciendo con el tiempo. "Con la política se dice que las personas están menos interesadas por el fútbol y luego hubo una crisis" político-militar que dividió el país en dos de 2002 a 2010-2011.

Otros problemas señalan a las infraestructuras, arbitraje y al nivel de los jugadores.

"Dos semanas antes del derbi, había atmósfera, incluso las dos semanas siguientes", dice Karim Cissé, aficionado del histórico ASEC.

"La gente no ve al Mánchester o Chelsea... Hoy en día, cuando ven el derbi no da nada... Es por eso que ha disminuido un poco el amor alrededor de este partido", concluye Cissé.

jlf-pgf-sc/rsc/dr


Otras noticias

Contenido patrocinado