Buscar

La última oportunidad del bebé Charlie Gard: un médico de EEUU viaja a Londres con una terapia experimental

  • Charlie es un bebé de 10 meses con una grave enfermedad genética
  • Los tribunales europeos y británicos han avalado su muerte digna
  • Los padres, apoyados por el Papa y Trump, quieren que siga viviendo

El bebé de 10 meses Charlie Gard padece una enfermedad genética que le atrofia los músculos y necesita las máquinas para seguir con vida. Sus padres quieren mantenerlo con vida pese a la decisión de la Justicia británica de desconectarle del sistema de soporte vital, una resolución respaldada por el el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Fue el pasado 28 de junio cuando este tribunal europeo respaldó la decisión de la Justicia británica de dar una muerte digna al bebé afectado por una "enfermedad genética rara y mortal", y rechazó así el recurso de los padres, Christopher y Constance Gard.

Su dictamen especificaba que, en términos médicos, el pequeño sufre un "severo síndrome infantil de encefalopatía mitocondrial", que causa mutaciones en el gen RRM2B y le "priva de la energía necesaria para vivir".

Los padres recurrieron a la Corte europea cuando los tribunales británicos autorizaron que Charlie fuera privado de la respiración artificial, al considerar que el país había vulnerado su derecho a la vida, al oponerse el Great Ormond Street Hospital de Londres, a un tratamiento experimental en Estados Unidos.

Los padres se habían quejado de que las decisiones de las instancias nacionales habían supuesto "una injerencia injusta y desproporcionada en sus derechos parentales y sin justificación alguna".

Sin embargo, la Corte de Estrasburgo avaló la conclusión de la Justicia británica, basada en "evaluaciones de expertos detalladas y de alta calidad" que consideraban "muy probable que Charlie estaría expuesto a dolores y sufrimientos continuos".

Un médico de EEUU

Ante la imposibilidad de que el pequeño salga del país, ha sido un médico de EEUU quien ha decidido viajar a Londres para ofrecerle un tratamiento experimental.

El doctor es Michio Hirano, profesor de neurología en el New York's Columbia University Medical Center, quien examinará durante esta semana al pequeño y se reunirá con otros expertos.

Hirano ha explicado que existen entre un 11 y un 56% de probabilidades de que su terapia mejore la fuerza muscular del bebé y que también hay una "pequeña pero significativa" posibilidad de que ayude a las funciones del cerebro.

Tras examinar a Charlie Gard y encontrarse con los doctores implicados en el caso de este paciente, las conclusiones serán enviadas al juez y está previsto que éste comunique su decisión final el próximo 25 de julio.

En medio de esta batalla legal, personalidades como el presidente de los EEUU, Donald Trump, o el Papa Francisco han mostrado su apoyo en las últimas semanas a los padres del bebé británico.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.