Buscar

Presidencia pide que se permita "que la ley siga su curso" tras la muerte de un joven a manos de la Policía

27/08/2017 - 12:16
Más noticias sobre:

La Presidencia de Filipinas ha reclamado este domingo a la población que permitan "que la ley siga su curso" tras las denuncias por la muerte de un joven la semana pasada a manos de la Policía durante una operación antidroga.

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

"La investigación está en marcha. Dejemos que la ley siga su curso", ha dicho el portavoz de la Presidencia, Ernesto Abella, según ha informado el diario local 'The Philippine Star'.

El sábado, miles de personas acudieron al funeral por Kian Loyd de los Santos, un caso que ha arreciado las críticas contra el Gobierno de Rodrigo Duterte por su guerra contra el narcotráfico.

La familia de De los Santos, con camisetas en las que podía leerse 'Justicia para Kian', acompañada de amigos y vecinos, así como del fiscal general, Persida Acosta, que se ha sentado junto a ellos, presidió la misa funeral en la parroquia de San Francisco de Asís, en la ciudad de Calocan.

Después, se han dirigido hasta el cementerio municipal haciendo una parada en la comisaría de Policía número siete de Calocan, donde trabajan los agentes responsables de la muerte de este adolescente, de 17 años. Allí, corearon "Justicia, no balas" y "Parad las muertes, parad el dolor", según informó la cadena filipina ABS-CBN.

De los Santos murió la semana pasada en el marco de una macro operación policial contra el tráfico de drogas que se desarrolló en la capital, Manila, y otras ciudades y se saldó con la muerte de cerca de cien sospechosos y cientos de detenidos.

La versión inicial de la Policía indica que De los Santos no formaba parte de los objetivos pero otro sospechoso le identificó y fueron a detenerle. La Policía ha asegurado que el joven "disparó directamente contra los agentes", por lo que estos respondieron abriendo fuego y le mataron. De acuerdo con el cuerpo de seguridad, encontraron cuatro casquillos de bala y dos bolsas con droga.

Sin embargo, las grabaciones de las cámaras de seguridad muestran que De los Santos estaba desarmado y fue detenido minutos antes de que comenzara la redada delante de un grupo de chicos que estaba jugando al baloncesto. Media hora después la Policía informó de su muerte. El cadáver estaba en posición fetal y tenía un disparo en la cabeza.

La Policía ha abierto una investigación contra los agentes y el presidente, Rodrigo Duterte, ha pedido a los uniformados que no maten a nadie si no es necesario, lo que evidencia un intento de las autoridades por contener el creciente descontento social suscitado por el gran número de víctimas que está dejando la guerra contra las drogas.

Desde que comenzó la campaña antidroga, con la llegada de Duterte al Gobierno, en junio de 2016, más de 9.000 personas han muerto. La Policía asegura que fue en defensa propia pero grupos de defensa de los Derechos Humanos advierten de que se estarían cometiendo ejecuciones extrajudiciales.

Otras noticias

Contenido patrocinado