Buscar

Comienza juicio por terrorismo en caso de agresión a policías en España

AFP
16/04/2018 - 17:31

El juicio a ocho personas acusadas de terrorismo por presuntamente agredir a dos guardias civiles en un bar en la región española de Navarra arrancó este lunes, bajo críticas de Amnistía Internacional que considera los cargos "inapropiados".

Los fiscales han pedido un total de 375 años de cárcel para los sospechosos, de entre 21 y 31 años de edad, por cargos de "lesión terrorista" y "amenazas terroristas", en medio de una atmósfera de "hostigamiento y presión" contra las fuerzas de orden en la zona, según la acusación.

Pero la defensa alega que se trató solo de una pelea en un bar, ocurrida en octubre de 2016 en Alsasua, un pueblo de Navarra, vecina del País Vasco.

Este juicio se produce en momentos en que España atraviesa una polémica por el uso de las leyes antiterroristas, que algunos consideran desproporcionado.

La semana pasada, una mujer fue detenida en una investigación por terrorismo contra agrupaciones independentistas catalanas que realizaron protestas callejeras, aunque un juez desestimó el cargo y le imputó únicamente desórdenes públicos.

En Alsasua, los dos guardias civiles fueron de paisano a un bar con sus novias, cuando fueron supuestamente agredidos por varias personas. Uno de los agentes terminó en el hospital con un tobillo roto.

En el auto, un juez de la Audiencia Nacional, jurisdicción especializada en casos de terrorismo, afirma que al menos dos de los supuestos agresores integraban un movimiento para expulsar a los policías del pueblo.

Este tipo de acciones eran promovidas por la banda separatista armada ETA cuando se encontraba activa, contra las fuerzas de seguridad españolas que se encontraban en lo que consideraba su "país".

Rubén Múgica, abogado de la asociación Covite de víctimas de ETA que llevó el caso a la justicia, aseveró que los duros cargos están justificados por "el contexto en el que se produjo la agresión".

El ambiente de "hostigamiento permanente" a las fuerzas del orden durante las décadas en las que estuvo activa la organización separatista sigue vigente en algunos lugares, dijo Múgica en declaraciones a una emisora de radio.

Los sospechosos, han negado que la acción haya sido coordinada, e incluso algunos niegan haber agredido a los policías.

"Aunque lesionar personas amerita una investigación criminal, los cargos de terrorismo son totalmente inapropiados y deben ser desechados", estimó Eda Seyhan de Amnistía Internacional en un comunicado.

"Este es un caso emblemático de los peligros que se esconden en leyes muy amplias y redactadas de manera ambigua, que pueden usarse para criminalizar comportamientos que no guardan relación con una amenaza terrorista", agregó la organización de defensa de los derechos humanos.

str-mbx/du/mck/pb


Otras noticias

Contenido patrocinado