Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un clic, descargue gratis su edición de elEconomista

El 'clásico' del fútbol español, Barça-Real Madrid, calienta motores

AFP
8/12/2008 - 13:44

Disputada la 14ª jornada de la Liga, las miradas se dirigen al 'clásico' del sábado entre los grandes rivales FC Barcelona y Real Madrid, el primero en un gran momento y el segundo atravesando una de las peores rachas de su historia reciente.

Tras vencer en las dos últimas fechas a dos de los grandes pretendientes al título (al Sevilla 3 a 0 y al Valencia 4-0), el Barça puso una barrera de nueve puntos con respecto a su eterno adversario, derrotado el domingo en su feudo ante el Sevilla, por 4 a 3.

Los azulgranas están ante una gran ocasión para humillar a los madrileños, asestándoles un fuerte golpe moral y fatídico para sus pretensiones de esta temporada, aunque "en un clásico nunca se sabe", según dijo, optimista, el centrocampista argentino Fernando Gago al terminar el partido del domingo, donde fue una de las figuras destacadas.

"Allí (en el Camp Nou) no es posible ganar porque el Barcelona está arrasando y creo que este va a ser su año", lamentó, por el contrario, el entrenador del Real Madrid, Bernd Schuster, en unas polémicas declaraciones.

Se puede "hacer un buen papel allí. Pero de más no se puede hablar", admitió el técnico alemán.

El primer choque 'culés-merengues' en la temporada llega "servido" para los azulgrana y "mal dado" para los madridistas, comentaban los tertulianos callejeros, en los corrillos habituales que se forman los lunes en la fuente de Canaletas, al principio de las populares Ramblas de Barcelona.

El conjunto de Pep Guardiola -que hace dos semanas no escondía su preocupación por el calendario que le esperaba- ya sumó seis puntos ante Sevilla y Valencia y tras el derrumbe moral y físico del Real Madrid del domingo, "no existe objetivamente ninguna razón futbolística para pensar que no continuará la racha", pronosticó este lunes el 'Mundo Deportivo', de corazón azulgrana.

"La temporada pasada también nos llevaban muchos puntos, les ganamos en su campo y terminamos dueños del título", insistió el optimista Gago en sus declaraciones a la Cadena Ser.

Llegue como llegue el clásico, el Real Madrid no lo pierde en el feudo catalán desde la temporada 2004-2005, recordaban los tertulianos de las Ramblas.

El Barça de Guardiola llega a la cita dando espectáculo, con un promedio de 3,14 goles por partido y sólo nueve tantos recibidos en catorce jornadas.

Sus tres atacantes de oro, el argentino Leo Messi, el camerunés Samuel Eto'o y el francés Thierry Henry suman 30 goles, "los mismos que tenía el Real Madrid antes de jugar ante el Sevilla", contabilizó maliciosamente 'Mundo Deportivo'.

Al Real Madrid le falta saber a qué juega, aunque a pesar de su falta de estilo propio se mantiene todavía en quinto puesto. Adelante depende de las individualidades, mientras la defensa comete continuados errores y el guardamenta Iker Casillas dejó de ser el salvador que fuera providencial para los dos últimos títulos de Liga, acumulando 24 tantos recibidos.

El Barca tiene su enfermería casi vacía, con el defensa argentino Gabi Milito convaleciente y Andrés Iniesta de baja por lesión. La del Real Madrid está al completo y es tedioso enumerar los lesionados, empezando por su goleador holandés Ruud van Nistelrooy y su sustituto recién fichado, su compatriota Jan Huntelaar.

Fuera del terreno deportivo, la división social que padecía la directiva presidida por Joan Laporta pasó a un segundo plano, mientras que el dirigente madridista Ramón Calderón vive momentos agitados.

"Ajuste de cuentas al final de un 7-D (siete de diciembre) infame y deprimente. Por la mañana, en la Asamblea. Por la noche, en el Bernabéu...", escribió en su "contracrónica" habitual del 'As', Tomás Roncero, aludiendo a la asamblea general del Real Madrid, celebrada el domingo.

"Con este espíritu legionario, el Madrid hará algo grande en el Camp Nou. Ya lo verán", pronosticó, también optimista, Roncero.

apa/gg/dr


Otras noticias

Contenido patrocinado