Buscar

Destacamos
El 'efecto Alguacil' se lleva por delante al Atlético y acerca el alirón del Barcelona

Argentino Romagnoli y paraguayo Riveros son el equilibrio de los finalistas

AFP
8/12/2008 - 17:10

El argentino Martín Romagnoli y el paraguayo Cristian Riveros, volantes de contención de Toluca y Cruz Azul, respectivamente, resultaron fundamentales en la liguilla del fútbol mexicano para que sus equipos alcanzaran la final del torneo Apertura-2008.

Tanto Toluca como Cruz Azul emplean sistema con doble cinco, posición en la que Romagnoli y Riveros son sinónimo de equilibrio.

La labor de Romagnoli con los Diablos Rojos es la de un auténtico filtro. La pelota suele quedarse en sus botines cuando la escuadra roja es atacada y cuando es retrasada para replantear una ofensiva.

El jugador cordobés tiene escasa o nula participación en el último tercio del campo, sin embargo es uno de los infaltables del cuadro toluqueño para el que ha registrado todos los minutos del certamen.

Uno de los principales beneficiados de la labor del pampero es el brasileño-mexicano Antonio Naelson quien en la semifinal ante Santos estuvo muy activo en ambos juegos de la serie.

En la ida intentó el tiro al arco, pero se fue en blanco y en la vuelta dio el pase con el que el chileno Héctor Mancilla hizo el 2-1 que determinó la eliminación del campeón Santos.

Los Guerreros santistas, temidos por su ataque, pasaron penurias al frente. El argentino Daniel Ludueña sólo dio una asistencia y el naturalizado mexicano Vicente Matías Vuoso no tuvo un balón a modo de cara al arco.

En ambos partidos pesó la ausencia del ecuatoriano Christian Benítez, dueño de un estilo alegre, fórmula para descifrar cerrojos defensivos como el que puso el Toluca.

En el mediocampo del Cruz Azul, Riveros es un motor que además de contener cuenta con criterio para construir avances y con oficio para plantarse en el área rival tal como lo hizo en el juego de ida ante el Atlante.

En esa ocasión, el jugador guaraní estuvo cerca de marcar, pero estrelló una pelota en el arco del argentino Federico Vilar.

Detrás de Riveros aparecen con buena labor sus compatriotas Carlos Bonet, una aduana impasable por el lateral derecho, y Pablo Zeballos, delantero que no ha marcado en esta fase final pero ha resultado vital a la hora de moverse para generar espacios.

En el bando atlantista, el accionar ofensivo no estuvo acorde a lo que en otras ocasiones han mostrado el colombiano Gabriel Rey y el venezolano Giancarlo Maldonado, y detrás de ellos el argentino Gabriel Pereyra.

Rey y Maldonado se manifestaron en ambos juegos de la serie ante Cruz Azul con un gol cada uno, pero estuvieron lejos de ser los futbolistas inquietantes de los Potros de Hierro.

str/ol/ev


Otras noticias

Contenido patrocinado