Buscar

DESTACAMOS
Joaquín Sabina, ingresado en un hospital de Madrid por un problema circulatorio

Desarme paramilitar creó nuevo foco de violencia en Colombia

AFP
8/12/2008 - 17:42

El desarme de 31.000 paramilitares en Colombia dio paso a ejércitos privados que el gobierno se niega a reconocer como una nueva generación de grupos de ultraderecha, pero que según varias ONG crecen sin control violando los derechos humanos.

La situación de derechos humanos en Colombia será examinada el miércoles en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra.

Fruto de una negociación con el gobierno de Alvaro Uribe, las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) desmovilizaron entre 2003 y 2006 a 31.671 hombres tras dos décadas de combate a las guerrillas izquierdistas.

Pero antes de concluir el desarme ya se denunciaba el surgimiento de nuevos escuadrones en zonas desalojadas por las AUC, cuyos jefes han confesado miles de crímenes en complicidad con sectores del Estado.

El gobierno llama a esos grupos "bandas criminales emergentes" ('Bacrim') y rechaza que sean paramilitares, afirmando que se dedican al tráfico de unas 500 toneladas anuales de drogas y que poseen unos 2.000 hombres.

ONGs cifran entre 9.000 y 10.200 los miembros de esos grupos, mientras que la Organización de Estados Americanos (OEA), que verifica el plan de paz con las AUC, calcula que son de 2.500 a 3.000.

En concepto del gobierno el paramilitarismo como fenómeno antiguerrilla desapareció con la disolución de las AUC, a cuyos 14 máximos líderes extraditó a Estados Unidos en mayo acusados de seguir exportando cocaína tras el desarme.

Además, varias de las 16 bandas detectadas ya operaban como ejércitos de 'narcos' antes del desarme, dijo Frank Pearl, consejero presidencial para la reintegración a la vida civil, a la AFP.

Pero ONGs discrepan con el gobierno, considerando que tales escuadrones son una nueva generación de paramilitares.

Un estudio de la ONG Corporación Nuevo Arco Iris cifra en 10.200 los integrantes de esos comandos, que dice son un centenar y actúan en 246 municipios de los 1.100 del país, a menudo tolerados por las autoridades.

También señala que hay ex militantes de las AUC y que se han constituido en poderes de facto mediante asesinatos, amenazas y desplazamientos.

El éxodo masivo de campesinos es crítico en regiones como Nariño (frontera sur con Ecuador), Meta y Guaviare, donde los irregulares establecen retenes en carreteras y ríos y combaten entre sí o con guerrilleros y militares, dijeron activistas humanitarios a la AFP.

Un colectivo de 1.200 ONGs que entregará un diagnóstico a la ONU denuncia que en Colombia hay unos 9.000 paramilitares reunidos en 76 núcleos en 25 de las 32 provincias.

"No pasan de ser 30 grupos integrados por alrededor de 2.500 a 3.000 hombres", comentó el jefe de la veeduría de la OEA, el argentino Sergio Caramagna, a la AFP, admitiendo la "preocupación" del organismo por este hecho que dijo afecta a 140 localidades, especialmente donde hay cultivos de coca.

Caramagna coincide con el gobierno en que "no hay un rebrote del paramilitarismo" pues son estructuras ligadas al narcotráfico, pero advierte que "la afectación territorial sigue siendo notable", si bien "la policía reporta una disminución de estas bandas en un 50%".

"Es una preocupación porque mientras el Estado no controle estos grupos, no disminuya su presencia o los elimine, esto va a significar un problema para los logros del proceso de paz", afirmó Caramagna, señalando que varios ex paramilitares han sido asesinados por negarse a integrar las nuevas bandas.

axm/pro/pz


Otras noticias

Contenido patrocinado