Buscar

Crónica G-8.- Italia asume la presidencia del G-8 en medio de la crisis financiera y el conflicto de Gaza

1/01/2009 - 18:34

Berlusconi intensifica contactos con los principales líderes internacionales sobre crisis en Oriente Medio ROMA, 1 (De la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) Italia tomó hoy el relevo a Japón y asumió la presidencia del G-8, que se abre con la crisis económica internacional y la escalada de violencia registrada en los últimos días en la Franja de Gaza.

Italia tomó hoy el relevo a Japón y asumió la presidencia del G-8, que se abre con la crisis económica internacional y la escalada de violencia registrada en los últimos días en la Franja de Gaza.

En relación con la "preocupante situación" que atraviesa Oriente Próximo, el primer ministro de Italia ha intensificado sus contactos con los principales líderes internacionales, según informó el Gobierno italiano esta semana.

Asimismo, Italia toma las riendas del G-8 cuando el mundo atraviesa una de las coyunturas económicas más difíciles de los últimos años, a raíz de la crisis financiera global desencadenada en la segunda mitad de 2008.

Según destacan algunos expertos, la gravedad de la crisis favorece una mayor implicación en el G-8 de las nuevas economías emergentes. Por esta razón, Italia pondrá en práctica una "nueva fórmula" que prevé ampliar la reunión anual del grupo a nuevos países.

La cumbre internacional de este año se celebrará en julio en la pequeña isla italiana de la Magdalena, cerca de Cerdeña (oeste del país). A Estados Unidos, Japón, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Gran Bretaña y Rusia, se añadirán India, China, Sudáfrica, Brasil, México y Egipto, que participarán en el evento a partir del segundo día.

Además, en la tercera jornada, a estos países se sumarán otros del continente africano, Indonesia y Australia, de modo que la tendencia es la de llegar a un G-20, según explicó el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, a principios de diciembre.

PRIMER G-8 CON OBAMA

Otra de las novedades de la cumbre de este año es que será la primera en la que participará el recién elegido presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

En junio, la presidencia italiana organizará una conferencia internacional sobre Afganistán y Pakistán, tal y como anunció el ministro de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, el pasado mes de diciembre.

Esta cumbre especializada, que con toda probabilidad se celebrará en la ciudad italiana de Trieste (norte), contará con la presencia de los miembros del G-8 además de otras potencias emergentes y algunos países árabes.

Su objetivo será trazar una especie de "hoja de ruta para desactivar la amenaza terrorista de matriz islámica que tiene sus raíces en Afganistán y Pakistán", explicó Frattini. Por esta razón, Italia invitará a países como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Turquía.

ITALIA: MÁS MEDIDAS DE SEGURIDAD CONTRA EL TERRORISMO

Frattini admitió que con la presidencia del G-8, Italia estará más expuesta a un eventual ataque terrorista. Sin embargo, a pesar de que Al Qaeda apunta a todo Occidente, Italia no está amenazada "de modo particular", precisó.

Además, Italia tiene la intención de convocar una conferencia internacional sobre el crimen organizado en la que invitará a otros países que sufren este problema. Otra de sus propuestas será la de reglamentar Internet, sobre todo en lo que respecta a la protección de la identidad y la privacidad de los usuarios.

Entre otros temas, se abordará la cuestión energética, las medidas para afrontar el cambio climático, la lucha contra el hambre y la pobreza y la ayuda al continente africano.

INVERSIÓN DE 400 MILLONES

Italia invertirá cerca de 400 millones de euros en la organización de la próxima cumbre del G-8. Sin embargo, esta suma de dinero "no será para el G-8 sino para el territorio", que se beneficiará de las nuevas instalaciones que se construirán, tales como la ampliación del aeropuerto de Olbia o la construcción de la autopista Sassari-Olbia, además de la nueva área de congresos y hoteles que acogerá la cumbre, según aseguró el mismo Berlusconi.

Los trabajos de preparación del evento empezaron el pasado mes de mayo y se intensificarán a lo largo de los próximos meses. En total, la cumbre reunirá a unas 25.000 personas, entre jefes de Gobierno, colaboradores, fuerzas de seguridad y medios de comunicación.

La de 2009 será la quinta vez que Italia preside el G-8, después de las cumbres celebradas en Venecia (1980 y 1987), Nápoles (2004) y Génova (2001). En 2008, se celebró en la isla japonesa de Hokkaido, mientras que el próximo año 2010, la presidencia del grupo pasará a Canadá.


Otras noticias

Contenido patrocinado