Buscar

Presidencia europea: los checos enfrentados a dos crisis internacionales

AFP
1/01/2009 - 23:43

La República Checa, que el jueves tomó el relevo de Francia en la presidencia semestral de la Unión Europea (UE), deberá hacer frente de entrada a dos situaciones urgentes, la ofensiva israelí en la franja de Gaza y la crisis del gas entre Rusia y Ucrania.

El conflicto de Oriente Medio representa "un primer desafío en el que debemos demostrar algo", subrayó el miércoles por la noche el jefe de la diplomacia checa, Karel Schwarzenberg.

El otro tema de gran envergadura es la suspensión del suministro de gas ruso a Ucrania que tuvo lugar el jueves a las 07H00 GMT de la mañana, lo que podría implicar perturbaciones en el abastecimiento a Europa.

Con la crisis económica global y el estancamiento institucional europeo, la tarea no parece fácil para el ahora presidente de turno de la UE, el primer ministro liberal Mirek Topolanek, mientras que la supervivencia política de su gobierno de coalición pende de un hilo y que la imagen de su país padece las posiciones euroescépticas del jefe de Estado, Vaclav Klaus.

El jueves por la mañana, a diferencia de otros edificios oficiales, la bandera estrellada de Europa no estaba colgada en el palacio de Praga en el que está la presidencia checa, tal y como prometió Klaus hace unas semanas.

El que se define como un "disidente europeo" considera la presidencia europea como "algo sin importancia".

Para él, las grandes cuestiones europeas incluyen "un aumento de fenómenos peligrosos como el feminismo radical, el ecologismo, la construcción social, la homosexualidad, el antiamericanismo y el multiculturalismo", como escribe en la web www.euserver.cz, "el portal del eurorrealismo".

Su rol exacto durante la presidencia europea todavía no ha sido establecido, pero debería limitarse a las tareas esencialmente honoríficas, como prevé la Constitución, según el ministerio checo de Relaciones Exteriores.

Mientras que durante los pasados seis meses el presidente francés Nicolas Sarkozy ha dado una dimensión muy personal al puesto de presidente en funciones de la UE, los checos por su parte auguran más un trabajo en equipo.

"Siendo como es la República Checa un país de tamaño medio, la presidencia no será grandiosa como la que Francia ha querido ser porque debemos ser realistas en función del tamaño de nuestro país y a su posición en la Unión", declaró el viceprimer ministro Alexander Vondra esta semana.

Los dirigentes checos se esforzaron a finales de año en calmar los temores sobre sus capacidades para pilotar de forma armoniosa una Unión en plena crisis económica e institucional, con el doble handicap de no pertenecer a la zona euro y de no haber votado todavía el Tratado de Lisboa.

"Cuando se nos infravalora, podemos sorprender positivamente (...), si hubiera grandes expectativas que no pudiéramos satisfacer sería peor", dijo Vondra.

El miércoles por la noche, el presidente Sarkozy llamó por teléfono al primer ministro Topolanek para desearle un "éxito total" y asegurarle el "completo apoyo de Francia".

La ceremonia oficial de transferencia de la presidencia europea está prevista para el 7 de enero con una cena de gala en el Teatro Nacional de Praga.

Durante la semana que viene el país, que cuenta con 10,4 millones de habitantes, organizará unas quince reuniones ministeriales europeas y cerca de treinta conferencias, con un presupuesto de 3.300 millones de coronas (124,5 millones de euros).


Otras noticias

Contenido patrocinado





Lotería de Niño 2017

Primer Premio 08354

Segundo Premio 95379

Tercer Premio 85073