Buscar

ÚLTIMA HORA:
Detenido un hombre por atacar con un cuchillo a un policía en la valla de Melilla al grito de "Alá es grande" (10:30)

Raúl Castro recoge legado "fidelista" para trazar retos de la revolución

AFP
2/01/2009 - 20:03

Medio siglo después del triunfo de Fidel Castro, el presidente de Cuba, Raúl Castro, recogió el legado de su hermano al definir la unidad y resistencia como claves para preservar la revolución ante el peligro de una autodestrucción por la muerte de la dirigencia histórica y errores cometidos.

Con la notable ausencia del máximo líder de la revolución, el gobernante encabezó el jueves un simbólico acto de conmemoración por el 50 aniversario, en el parque Céspedes de Santiago de Cuba, donde su hermano proclamó la victoria el 1 de enero de 1959, tras pelear en la Sierra Maestra 25 meses.

En su discurso de 40 minutos, transmitido en vivo por televisión, Raúl Castro, que asumió el mando cuando enfermó su hermano en julio de 2006, advirtió que la revolución es "más fuerte que nunca", pero que enfrenta "peligros" y vienen tiempos difíciles, sin hablar de los cambios esperados por la población para mejorar su vida diaria.

"Se impone la reflexión sobre el futuro, sobre los próximos 50 años, que serán también de permanente lucha. Observando las actuales turbulencias del mundo contemporáneo, no podemos pensar que serán más fáciles. Lo digo no para asustar a nadie, es la pura realidad", subrayó.

En una aparente alusión a Barack Obama, que llegará a la Casa Blanca el 20 de enero, Raúl Castro, de 77 años, envió un mensaje a los futuros dirigentes cubanos sobre la relación con el enemigo jurado de la revolución.

"No se reblandezcan con los cantos de sirena del enemigo y tengan conciencia de que por su esencia el enemigo nunca dejará de ser agresivo, dominante y traicionero", dijo en nombre de la generación que encabeza su hermano Fidel, de 82 años.

En medio siglo de enfrentamiento, Obama sería el primer presidente norteamericano en impulsar un diálogo de tal dimensión con la Cuba comunista, al ofrecer incluso un alivio al embargo económico vigente desde 1962.

En su discurso Raúl Castro no reiteró su disposición al diálogo, expresada en ocasiones anteriores, sino que siguió la línea de su hermano, en desafío permanente a Washington.

"Una tras otra, todas las administraciones norteramericanas no han cesado de intentar forzar un cambio de régimen en Cuba (...) con mayor o menor agresividad. Resistir ha sido la palabra de orden y la clave de cada una de nuestras victorias", destacó.

Pero también alertó de riesgos internos, al reiterar que la revolución podía autodestruise como dijo en noviembre de 2005 su hermano, que entonces apuntó como causas la corrupción y el abandono de principios políticos.

"Los revolucionarios somos nuestros principales críticos. No hemos dudado en dilucidar deficiencias y errores", dijo Raúl Castro.

No obstante, destacó que "la unidad, forjada por Fidel" y a pesar de "intentos divisionistas" fue "garantía" en medio siglo de revolución y destacó el reto que tiene la dirigencia histórica de preparar a las nuevas generaciones para la continuidad del sistema.

En la calle las opiniones por el discurso están divididas. Los seguidores de la revolución destacan sus éxitos en educación y salud -la tasa de mortalidad infantil bajó a 4,7 por 1.000 nacidos vivos-, y los críticos o desilusionados reprueban el manejo de la economía -los salarios rondan los 20 dólares- y la ausencia de libertades.

En Santiago de Cuba, el coronel Emilio Espinosa, de 81 años, quien peleó en la Sierra destacó el llamado de Raúl a la nueva generación. "Un discurso corto, pero claro y contundente, Raúl ha sido un excelente relevo de Fidel", dijo.

"Es un legado para tratar de mantener la nave en la dirección en que la nave no puede ir. Fidel Castro está dentro del juego político. Temen frente a Obama no tener la imaginación necesaria para enfrentar el desafío y por eso se aferran al mismo discurso", estimó el opositor moderado Manuel Cuesta.

Un grupo de trabajadores de limpieza en un edificio de La Habana Vieja comentaba, más que el discurso del 1 de enero, el que pronunció hace una semana en el Parlamento, cuando anunció ajuste, austeridad, eliminación de subsibios. "Imagínate tú, más apretón del que ya hemos tenido en 50 años", dijo uno de ellos.

mis/cb/ml


Otras noticias

Contenido patrocinado