Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un click, descargue gratis su edición de elEconomista

Crónica O.Próximo.- El mundo musulmán protesta masivamente por la ofensiva israelí, que ha matado a casi 428 palestinos

2/01/2009 - 20:41

Tel Aviv decreta el cierre temporal de Cisjordania y los ciudadanos extranjeros comienzan a ser evacuados de Gaza

JERUSALÉN, 2 (EUROPA PRESS)

Mientras en la Franja de Gaza la ofensiva israelí, que cumple su séptimo día, continúa elevando el número de víctimas --428 muertos y más de 2.200 heridos--, Tel Aviv decretó hoy el cierre de Cisjordania por un periodo de 48 horas. Ante el sufrimiento de la población civil por los ataques, se han llevado a cabo manifestaciones tanto en los territorios palestinos como en países del mundo musulmán, en respuesta al 'Día de la Ira' decretado por Hamás.

La cifra de palestinos muertos en el séptimo día de la operación israelí asciende a siete, entre ellos cinco niños, mientras que se han contabilizado más de 2.200 heridos, según informó la agencia de noticias palestina Maan. Asimismo, Maan detalló que 16 de las 28 personas muertas desde ayer a causa de los bombardeos israelíes eran niños, nueve eran mujeres y nueve pertenecían a la misma familia.

La Fuerza Aérea de Israel bombardeó este viernes 35 objetivos del movimiento Hamás, que gobierna 'de facto' en la Franja de Gaza; entre ellos, varias viviendas de miembros políticos y militares de Hamás --en algunos casos, por considerarles responsables del lanzamiento de cohetes contra territorio israelí--.

La aviación militar israelí también atacó varios túneles utilizados por los palestinos para burlar el bloqueo impuesto a la Franja mediante la introducción de productos desde Egipto, según informó el diario israelí 'Haaretz'.

En un intento por acallar las críticas internacionales por la muerte de civiles en Gaza, la Embajada israelí en España aseguró que el Ejército nunca actúa sin telefonear "casa por casa" a los civiles palestinos para que evacuen las viviendas situadas cerca de "objetivos militares" y agregó que Hamás "utiliza a su población civil como escudos humanos" para evitar que sus instalaciones sean bombardeadas.

Por su parte, los milicianos palestinos dispararon siete cohetes contra el sur de Israel, cuatro de los cuales cayeron en la ciudad de Ashkelon, y los otros tres en la región de Neguev. En Ashkelon, uno de los proyectiles impactó contra una vivienda y dos mujeres resultaron heridas leves, según el periódico israelí 'Yediot Aharonot'.

CIERRE DE CISJORDANIA

Entretanto, el Gobierno de Israel decretó hoy el cierre de Cisjordania por un periodo de 48 horas y la Policía israelí ha sido puesta "en alerta máxima", según anunció el ministro israelí de Defensa, Ehud Barak. Estas medidas impedirán a las personas con carnet de identidad palestino o con carta de residencia de Jerusalén entrar en la ciudad o moverse libremente dentro de ella.

En cambio, los palestinos sí podrán moverse dentro de Cisjordania, aunque se espera que haya retenciones, según admitió un portavoz del Ejército israelí. Asimismo, los ciudadanos extranjeros que viajen por Cisjordania y Jerusalén podrán moverse de un lugar a otro, aunque se verán sometidos a restricciones.

Unos 250 extranjeros residentes en la Franja, la mayoría mujeres casadas con palestinos y un pequeño grupo de miembros de organizaciones internacionales, salieron esta mañana del territorio por el paso de Erez en dirección a Jordania para luego ir a sus países de origen y huir de la violencia. Pronto será también evacuada también una familia de españoles.

RECHAZO DE LA VIOLENCIA

Viendo que el Ejército israelí no parece haber programado aún el fin de su ofensiva contra Gaza, a nivel internacional se han seguido realizando llamamientos para el cese de la violencia. Así, la organización Oxfam Internacional instó a la Unión Europea a que presione "al máximo" a Israel y a Hamás con el objetivo de lograr una tregua inmediata y permitir el acceso de ayuda humanitaria.

También los relatores especiales de la ONU pidieron el cese inmediato de todas las acciones violentas que están poniendo en riesgo a la población y causando bajas civiles, tanto en Gaza como en Israel.

Ante la presión internacional, Israel podría abrir el paso fronterizo de Karem Shalom dentro de unas 48 horas para permitir la entrada de ayuda humanitaria, según anunció el ministro de Economía del gobierno de Hamás, Naser as Saraj. Por su parte, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA) reanudó hoy la distribución de alimentos a la población.

También condenaron firmemente la violencia, en particular la ejercida por Israel, las decenas de miles de personas que salieron a las calles de los principales países musulmanes en respuesta al 'Día de la Ira' convocado ayer por Hamás contra la campaña militar.

Manifestaciones en India, Afganistán, Jordania, Indonesia, Turquía, Egipto, Líbano, Yemen, Irán, así como una pequeña manifestación celebrada en Londres por parte de musulmanes británicos y, por descontado, en las cinco principales ciudades de Cisjordania, desde Hebrón a Nablús, pasando por la capital, Ramala.

ACTITUD TIBIA DE EEUU

Mientras, Estados Unidos sigue manteniendo una actitud bastante tibia respecto al conflicto. La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, afirmó que su Gobierno está trabajando para conseguir un alto el fuego "duradero y sostenible" en la Franja de Gaza, cuya población, dijo, "ha sido tomada como rehén" por el movimiento Hamás.

"Estamos trabajando para (conseguir) un alto el fuego que no permita que se restablezca el status quo anterior, en el que Hamás puede continuar lanzando cohetes desde Gaza", declaró en el exterior de la Casa Blanca. Por otro lado, descartó que vaya a viajar a Oriente Próximo en este momento para buscar el fin de la violencia.

La Casa Blanca, por su parte, no ha querido pronunciarse sobre la posibilidad de que el Ejército de Israel lance un ataque por tierra contra Hamás en la Franja de Gaza, pero ha insistido en la necesidad de que cualquier operación militar se haga de tal manera que se eviten nuevas víctimas civiles y que se garantice el suministro de ayuda humanitaria a la zona.

El portavoz precisó que, desde que comenzó el nuevo brote de violencia la semana pasada, tanto Rice como el presidente, George W. Bush, han mantenido contactos regulares con el primer ministro israelí, Ehud Olmert.


Otras noticias

Contenido patrocinado