Buscar

La justicia colombiana identificó a 300 víctimas de paramilitares en 2008

AFP
3/01/2009 - 20:23

Los restos de 300 víctimas de paramilitares colombianos fueron identificados y entregados a sus familias en 2008 como resultado de las confesiones de miembros de esas organizaciones de extrema derecha, informó el sábado una fuente de la Fiscalía.

Luis González, jefe de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía, dijo al noticiario de la cadena RCN de Bogotá que en 2009 la entidad prevé multiplicar sus esfuerzos para "identificar unos 1.200 cuerpos y entregarlos a sus familias".

En 2008, desmovilizados de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que se acogieron a una ley de beneficios judiciales confesaron ante fiscales especiales la ejecución de 18.000 crímenes, entre masacres, desplazamientos y secuestros, indicó RCN en base a reportes de la Fiscalía.

Basándose en esa información la justicia exhumó 1.800 cuerpos sepultados en fosas comunes en diversas regiones del país. De ellos, precisó González, se identificaron y entregaron a sus familias, los restos de 300 personas.

Otros 600 se encuentran actualmente en proceso de identificación, agregó.

La AFP trató de comunicarse con un portavoz de la Fiscalía para confirmar el reporte pero no obtuvo respuesta.

En sus declaraciones a RCN, González también reveló que en 2008 se imputaron ante jueces de control de garantías "alrededor de 3.800 hechos violentos de paramilitares", especialmente en contra de "sindicalistas, indígenas (y) afrodescendientes", tales como desplazamientos y desapariciones forzadas.

Las AUC llevaron a cabo una negociación de paz con el gobierno del presidente Álvaro Uribe, que culminó en 2006 con la entrega de armas por parte de unos 32.000 efectivos.

Varios líderes paramilitares y miembros de la organización acusados de delitos de lesa humanidad se acogieron a una ley de Justicia y Paz que les otorga, entre otros beneficios, penas de un máximo de 8 años de prisión por sus crímenes.

A cambio los paramilitares deben colaborar con la justicia, confesar sus crímenes y reparar a las víctimas.

El gobierno extraditó a Estados Unidos en mayo de 2008 a 13 de los más importantes líderes de las AUC que se habían acogido a la ley de Justicia y Paz, y que eran solicitados por delitos de narcotráfico por la justicia norteamericana.

El Ejecutivo colombiano argumentó para la extradición que los jefes paramilitares no estaban cumpliendo con los requisitos de la ley y, por el contrario, continuaban delinquiendo desde prisión.

cop/mg


Otras noticias

Contenido patrocinado