Buscar

Cisjordania: tensiones entre palestinos detrás de solidaridad con Gaza

AFP
6/01/2009 - 14:28

Un estudiante con barba hirsuta confiesa en voz baja su pertenencia a la organización islamista Hamas y verifica que ningún colaborador de la Autoridad Palestina lo esté oyendo, pues en Cisjordania, detrás de la solidaridad con Gaza, la división entre los palestinos persiste.

"Ingresé en Hamas en 1999 y me enrolé en el brazo armado, las Brigadas Ezzedine al-Qassam, en 2001", relata sin revelar su identidad el joven de 25 años, estudiante en economía islámica, en el campus de la Universidad Al-Najah de Naplusa, la mayor de Cisjordania.

En la ciudad, como en todo el territorio, la presión sobre Hamas iniciada en agosto 2007 por la Autoridad del presidente Mahmud Abas, ha convertido al movimiento islamista en invisible y a su apoyo real en difícil de evaluar, mientras que reina en Gaza desde que desalojó los partidarios de Abas en junio del mismo año.

"En octubre de 2002, el ejército israelí me arrestó. Salí de la cárcel en 2008 y he retomado mis estudios", sigue contando el estudiante.

"En la cárcel, me imaginaba que éramos un único pueblo, pero tras mi liberación, vi la amplitud de las divisiones entre los dos campos", testifica el joven, ahora a punto de casarse, que afirma que abandonó la lucha armada.

"En la Universidad ahora nadie dice que pertenece a Hamas, pero se nos nota en la apariencia y el comportamiento", explica, "incluso hay chivatos de los servicios de inteligencia palestinos entre los estudiantes".

Según él, los arrestos arbitrarios y el desempleo acechan a los estudiantes sospechosos de pertenecer al movimiento islamista. "Es durante el periodo de examenes que la Autoridad Palestina arresta a más estudiantes, para que fracasen", estima.

En su despacho anónimo, abierto tras la destrucción de la sede del movimiento en Naplusa, ametrallado e incendiado en varias ocasiones, una diputada de Hamas, Muna Mansur, denuncia también la persecución.

"La Autoridad sigue despidiendo a los profesores contratados por el gobierno de Hamas", declara Mansur, elegida para uno de los seis escaños conseguidos en Naplusa (de un total de ocho) por Hamas en su victoria electoral de 2006.

"Todos los establecimientos relacionados con Hamas en Cisjordania han sido cerrados, o bien por el ejército israelí o bien por la Autoridad Palestina, son 113", añade, entre los cuales se encuentran centros culturales, sociedades de ayuda a los necesitados o escuelas.

"En muchos casos, se han limitado en retirar del nombre la palabra 'islámico' y de reemplazar la dirección por miembros de Fatah", el partido de Mahmud Abas, subraya la diputada, viuda de un dirigente de Hamas asesinado en 2001 por el ejército israelí.

A pesar de la participación de militantes del movimiento en una manifestación por Gaza el viernes, una novedad en Naplusa desde hacía más de un año, culpa a los servicios de seguridad de haber fichado o arrestado a todos aquellos que agitaban las banderas verdes de Hamas.

Unas 2.000 personas desfilaron en cacofonía, partidarios de Fatah y de Hamas gritaron unos y otros sus propias consignas, según varios testigos.

"Hemos decidido, en comité representativo del conjunto de los movimientos, que los manifestantes sólo llevarían la bandera palestina y entonarían únicamente consignas a favor de la unidad palestina", indica el gobernador de Naplusa, quien confirma que se confiscaron varias pancartas pero asegura que no se produjo ningún arresto.

"Por supuesto, la división entre Hamas y Fatah es un peso para la población", reconoce. "Hamas debía devolver las armas que quitó a la Autoridad Palestina y a Fatah en vez de luchar contra Israel solo".

Hamas sospecha que Abas quiera aprovecharse de la ofensiva israelí para reconquistar Gaza, un proyecto definido el lunes como "impensable" por el presidente de la Autoridad Palestina.

sst/pa/jlb/at/lmm.


Otras noticias

Contenido patrocinado