Buscar

Caamaño asegura que los jueces no entrarán en el fondo del asunto para cerrar webs

Europa Press
26/01/2010 - 11:04
El ministro de Justicia, Francisco Caamaño. Imagen: Archivo

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, ha manifestado hoy martes que las 'webs' susceptibles de ser bloqueadas son las que se dedican "de manera sistemática" a la descarga de material ilícito y "no cualquiera".

En declaraciones a TVE, ha indicado que para cerrar una 'web' tendrá que existir una denuncia e investigación que lleve a la sospecha y luego se pasará a un juez, que constatará si se producen o no los elementos necesarios para adoptar la medida. "No se podrá hacer si no lo indica el juez", agregó.

Por otra parte, ha querido tranquilizar a los internautas y blogueros y ha añadido que sea la Audiencia Nacional quien se encargue de estos asuntos no quiere decir que vayan a ser enjuiciados en el orden penal. "En la Audiencia Nacional hay tribunales de lo penal, social y contencioso administrativo", agregó, al tiempo que dijo que será el último el que abordará el tema de las descargas.

La decisión limitada del juez

Finalmente, y ante la posibilidad que exista un agravio comparativo con otros procedimientos por su rapidez, el titular de Justicia ha indicado que el trámite del bloqueo de páginas "no es sobre el fondo del asunto". "El juez no va a decidir si hay delito o no, sólo va a decidir si se toma la medida cautelar de bloquear o no la página. El fondo del asunto seguirá el curso normal", concluyó..


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
27-01-2010 / 15:43
Carlos
Puntuación 0

Sin esta ley que el Gobierno quiere imponer, los jueces pueden ordenar medidas cautelares (incluso cerrar o bloquear un sitio web).

¿Por qué crear esa Comisión en el Ministerio de Cultura si hay jueces preparados para eso? ¿No será que la Comisión formada por gente de la SGAE y otras gestoras de derechos podrán hacer lo que les plazca con los sitios web que quieran cerrar?

Me encantaría pertenecer a un lobby y ministro, y tener como perrito faldero a un ministro como éste. Dios, que asco gente.