Buscar

Diez años de cárcel para un traficante que distribuía éxtasis, cocaína y hachís desde su domicilio en Tenerife

29/01/2009 - 18:26

Un hombre ha sido condenado a 10 años de cárcel por un delito contra la salud pública. El procesado, Pedro Jonathan D.D., traficaba con éxtasis, cocaína y hachís desde su domicilio en Bajamar, en La Laguna (Tenerife). Fue detenido el 12 de julio de 2007 y lleva en prisión preventiva desde entonces.

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 29 (EUROPA PRESS)

La sentencia de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife de 16 de diciembre de 2008 considera probado que el acusado almacenaba drogas en su vivienda, motivo por el cual sobre las 17.29 horas del 12 de julio fue arrestado por la Policía Nacional cuando salía de su casa acompañado de una mujer. Cuando lo detuvieron, Pedro Jonathan llevaba encima 70 euros en efectivo y un teléfono móvil que, según el fallo del tribunal, usaba para sus contactos con los proveedores y clientes de pastillas de éxtasis.

Al día siguiente, una comisión judicial registró la vivienda del condenado, donde encontraron varias bolsas de droga con cocaína, MDA en comprimidos y cannabis, así como cuatro tabletas de hachís y sustancias químicas utilizadas para adulterar la cocaína.

El traficante también guardaba en la vivienda una pistola de calibre 22, no apta para hacer fuego real, dos libretas con anotaciones de cobros y pagos de ventas, cuatro piezas de una prensa hidráulica, dos básculas de precisión, un cúter, dos cucharillas, efectos destinados, según la sentencia, al prensado y corte de la cocaína.

Además, en una caja fuerte tenía 10.100 euros, cantidad procedente del tráfico de drogas. Según el fallo de la Audiencia Provincial, el acusado podría haber obtenido con la venta de las sustancias que se encontraron en su domicilio unos beneficios totales de 22.455 euros.

Estos hechos hacen a Pedro Jonathan culpable de un delito contra la salud pública por el que fue condenado por el tribunal presidido por el juez José Félix Mota Bello a 10 años de prisión, accesoria de inhabilitación absoluta, con una multa de 40.000 euros y al pago de las costas del juicio.


Contenido patrocinado

Otras noticias