Buscar

Los investigadores buscan el cenicero usado como arma y el vehículo utilizado

EFE
17/02/2009 - 17:46

Sevilla, 17 feb (EFE).- Las investigaciones sobre el homicidio de Marta del Castillo se centran en encontrar el cenicero presuntamente utilizado para matar a la joven, y en determinar la moto o el coche con que fue trasladada hasta el Guadalquivir, ya que los presuntos autores han incurrido en numerosas contradicciones en ese sentido.

Fuentes de la investigación han dicho hoy a Efe que el autor confeso del homicidio, Miguel C.D., y su amigo Samuel B.P., que supuestamente le ayudó a arrojar el cuerpo al Guadalquivir, han incurrido en numerosas contradicciones en sus sucesivas declaraciones ante la Policía y el juez, y entre ellos mismos.

Por ello, fuentes judiciales dudan de la veracidad de sus respectivos testimonios, en los que estuvieron asesorados por un letrado y cada uno dio la versión que consideraba más beneficiosa para su propia defensa.

Los dos jóvenes acusados, que desde el lunes cumplen prisión incondicional sin fianza, no alegaron en su declaración ante el juez las atenuantes de drogadicción o alcoholismo cuando ocurrieron los hechos, en la noche del 24 al 25 de enero pasado.

Las citadas fuentes han expresado a Efe sus dudas sobre la versión de los dos acusados de que trasladaron a la joven -inconsciente o muerta- en el ciclomotor de Miguel, sujeta entre ellos dos.

Según su propio testimonio, sacaron a Marta de madrugada en silla de ruedas desde la casa de Miguel, en la calle León XIII del barrio de la Macarena, y luego la trasladaron en moto hasta la pasarela sobre el río Guadalquivir desde la cual fue arrojada al río, en un trayecto de unos tres kilómetros.

Cada uno de los dos acusados ha dado una versión diferente de cómo se produjo el traslado y solo han coincidido en que Marta estaba inconsciente o muerta, han añadido las fuentes.

Los investigadores destacan que no ha aparecido el cenicero con el que Miguel dijo haber golpeado a la joven en la cabeza tras una discusión en la vivienda que compartía con su hermanastro.

Según la declaración de los jóvenes, Miguel llamó a Samuel el mismo día de la desaparición de Marta porque la había matado y no sabía cómo deshacerse del cadáver.

Como encubridores del homicidio han sido detenidos Javier G.M., de 15 años y perteneciente al grupo de amigos de los acusados, que ayer lunes ingresó en un Centro de Menores en régimen cerrado, y Javier M.D., hermanastro del supuesto autor material del homicidio, en cuya vivienda se produjo la muerte.


Otras noticias

Contenido patrocinado