Buscar

Destacamos
Muere Avicii a los 28 años, uno de los DJ más famosos del mundo

Ingresados con quemaduras la madre e hijo electrocutados ayer en Sabadell

EFE
1/07/2009 - 19:22
Cotizaciones relacionadas
SABADELL 1,74 +0,72%

Sabadell (Barcelona), 1 jul (EFE).- El niño de siete años y la madre que resultaron heridos por las quemaduras que les provocó la electrocución en la que murió otro niño de nueve años anoche en Sabadell, se encuentran ingresados en dos hospitales.

Una ambulancia trasladó al menor de siete años en compañía de su padre al Hospital Parc Taulí de SABADELL (SAB.MC) donde se recupera de sus quemadas en la unidad de cuidados intensivos, mientras que la madre se encuentra en un hospital de Barcelona.

Un niño de 9 años de edad falleció anoche en su casa de Sabadell al recibir una descarga eléctrica de un inflador de piscina que entró en contacto con el agua cuando el menor y su hermano de 7 años, que resultó herido, estaban en la zona.

Según han informado a Efe los Mossos d'Esquadra, el trágico suceso ocurrió anoche en la casa del menor, situada en el barrio de la Creu Alta de Sabadell.

Al parecer, según fuentes cercanas al caso, los hechos ocurrieron cuando el niño de nueve años y su hermano estaban junto a la piscina hinchable, jugando o manipulándola, y de repente el inflador eléctrico, que estaba enchufado a la corriente, entró en contacto con el agua.

La descarga atrapó al niño de nueve años, que falleció electrocutado, y también provocó quemaduras de diversa consideración a su hermano, que ayer cumplía siete años, pese a los intentos de su madre de separarlos de la corriente.

Al intentar reanimar al mayor de ellos y ver que no reaccionaba, la madre pidió ayuda a los vecinos, que intentaron reanimar al pequeño sin éxito y llamaron a la ambulancia y al padre de los niños, que en aquél momento se encontraba fuera de casa.

La policía judicial estuvo en el lugar hasta las dos de la madrugada, cuando ordenaron el levantamiento del cuerpo del menor.

El hecho ha conmocionado al barrio, donde los vecinos aseguran que vivieron momentos muy duros. "Siempre les veíamos jugar en la calle", explicaba una vecina.

Se trata de una familia de origen brasileño que vivía en la zona desde hacía años y que conocía a mucha gente, sobre todo de la calle.

Otras noticias

Contenido patrocinado