Buscar

El acusado de apuñalar a un taxista en Madrid niega que tuviera intención de matarle

EFE
2/07/2009 - 16:24

Madrid, 2 jul (EFE).- El acusado de matar a un taxista en octubre de 2007, Omar E.D., ha explicado hoy al jurado que le juzga en la Audiencia Provincial de Madrid que su intención no era su matar a Daniel Aníbal Aguilera y que no se dio cuenta que éste resultó herido en la disputa que mantuvieron en el interior del vehículo.

Omar E.D, de nacionalidad brasileña, para el que el fiscal pide 18 años de cárcel por homicidio y robo con violencia, ha reconocido que su intención primera era atracar al taxista -"no lo voy a negar, era evidente", ha dicho-, pero que desistió al reconocer a Aníbal de "verle por el barrio".

Según su versión, al llegar a su destino en el distrito de Hortaleza, le dijo al taxista, de origen argentino, que no tenía dinero suficiente para pagarle y le pidió que esperara mientras subía al domicilio de unos familiares.

Fue entonces, según el acusado, cuando Aníbal "se puso bravo" y tras llamarle "negro" se le abalanzó encima arrebatándole la navaja que el acusado había sacado "sólo para asustarle" y provocándole un corte en la mano.

"Me abrió la puerta y me dijo 'Ya vale chaval, vete'", ha apuntado el Omar E.D, que ha explicado que "sin llevarse un céntimo" salió corriendo, le dio la navaja a un hombre en el metro y tiró la camisa que llevaba puesta a un contenedor porque "estaba llena de sangre y ya no me servía".

"Yo no sabía que al pobre hombre le habían cortado el cuello o que se lo había cortado yo. Si no me hubiera quedado a ayudarle", ha señalado el acusado, que ha explicado que empezó a sospechar que "había pasado algo malo" cuando recibió un mensaje de un pariente.

"Lo vi por la televisión y fui a la comisaría. Tenía que pagar porque por mi culpa, aunque no era mi intención, había fallecido una persona", ha explicado.

El relato de los hechos no coincide con el presentado por el Ministerio Fiscal, que sostiene que al negarse el taxista a entregarle la recaudación, el acusado "atacó a la víctima violenta y reiteradamente con el arma en la cara y en el antebrazo, hasta que, con el fin de acabar con su vida, le apuñaló en la base del cuello, seccionándole la yugular y causándole la muerte".

Según las conclusiones provisionales del Ministerio Público, posteriormente Omar E.D sustrajo 74,60 euros, cantidad a la que ascendía la recaudación ese día, y se dio a la fuga.

La muerte de Aníbal provocó la indignación del colectivo de taxistas que horas más tarde paralizó las calles de la capital con una concentración en la Plaza de Cibeles, en Madrid, para mostrar su protesta por la muerte de un compañero.

Según el presidente de la Agrupación General de Taxistas de Madrid (Agetaxi), Francisco Esteban, la declaración del acusado "no se sustenta" porque "es imposible que si Aníbal iba conduciendo se abalanzará hacia atrás".

Esteban, que ha dicho estar "totalmente decepcionado" tras la primera sesión del juicio, ha pedido que se cree un "prototipo de vehículo donde el taxista esté separado del cliente para garantizar la seguridad" porque "salimos con miedo a trabajar".

"Cuando matan a un compañero se habla de mamparas y cámaras pero luego se olvida", ha apuntado.

Según Luis Merino Fernández, presidente de la Asociación Plataforma de Seguridad del Taxi, que junto a una decena de taxistas ha acudido hoy a la Audiencia Provincial para arropar a los familiares de Aníbal, "no se nos toma en serio desde el punto de vista humano, somos esclavos del trabajo".

Contenido patrocinado

Otras noticias