Buscar

El escritor mexicano Volpi retrata el futuro de la "desaparecida" América Latina

EFE
22/08/2009 - 20:44

Bogotá, 22 ago (EFE).- América Latina tal y como era conocida desapareció, así como sus dictadores, su realismo mágico, su exotismo y sus guerrillas, y para reconstruirse debe buscar la democracia y la integración, dijo el escritor mexicano Jorge Volpi antes de presentar hoy en Bogotá su ensayo "El insomnio de Bolívar".

A juicio de Volpi, Latinoamérica desapareció para el mundo porque ya no es el lugar de las dictaduras ni las guerrillas, con excepción del "dramático" caso colombiano, y tampoco de las historias fantásticas retratadas en el Macondo de Gabriel García Márquez.

"Ha perdido esa visibilidad mundial porque se ha vuelto normal. Y esa normalidad está determinada por su, cada vez mayor, similitud con las naciones de Occidente (Europa)", aseguró el escritor en una entrevista con Efe en la capital colombiana, adonde viajó para participar en la XXII Feria Internacional del Libro de Bogotá, de la que su país es invitado de honor.

El autor mexicano se refiere de esta manera a algunos de los temas de su ensayo literario "El insomnio de Bolívar", en el que tomó como pretexto el inicio de las celebraciones del Bicentenario de las independencias latinoamericanas para analizar qué ha llegado a ser y hacia dónde se dirige el proyecto que un día soñó el Libertador.

En este libro, una de las novedades de la Feria de Bogotá, que terminará mañana, Volpi aborda temas polémicos, como la evolución de la democracia, los líderes de la región, el narcotráfico y los asuntos locales que trascienden las fronteras.

Y es que para el autor de "En busca de Klingsor" (1999) y "El jardín devastado" (2008), es necesario aprovechar la celebración del Bicentenario no solo para rememorar el pasado, sino también para analizar y prever lo que será el siguiente siglo para el continente.

Por eso puso en labios de Simón Bolívar la frase: "Una América unida, menudo disparate", con la que finaliza su cuestionamiento a las trabas que durante 200 años han impedido el logro de la integración regional.

Volpi señala que, precisamente, lo que se vislumbra para el siguiente siglo es una integración en el norte, entre México, Estados Unidos y Canadá, más económica que política; y en la misma línea, comandados por Brasil, una unificación suramericana.

Y afirma que esto implica, sin embargo, acabar con la descomunal desigualdad social y superar la etapa que denomina de los "caudillos democráticos".

Sobre estos últimos, el escritor asegura que uno de los pasos para la integración es un relevo generacional de los actuales Gobiernos "mesiánicos", que tienen a Hugo Chávez, de Venezuela, y a Álvaro Uribe, de Colombia, como protagonistas, y que impiden ver los puntos comunes entre las naciones.

Según Volpi, aunque cada uno tiene su estilo, existen pocas diferencias entre Chávez, Uribe, el presidente de Ecuador, Rafael Correa; el mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega; o el jefe de Estado de Bolivia, Evo Morales.

Todos "poseen la misma propensión al populismo, los mismos tics mesiánicos, la misma tentación salvadora" y, sobre todo, una "desconfianza hacia las reglas democráticas", asegura en su libro.

Volpi, uno de los novelistas del "crack", movimiento literario de fines del siglo XX, también descubre una Latinoamérica, a su parecer, fraccionada, y narra, con un aire rigurosamente documentado, pero con humor e, incluso, ironía cómo de nación a nación la experiencia americana ha cambiado.

En su recorrido, describe la llegada esperanzadora de Barack Obama a la Presidencia de EE.UU., la sangrienta lucha contra los carteles del narcotráfico en México, la incertidumbre sobre la salud de Fidel Castro y la miseria de la mayoría indígena en Guatemala.

Además, la crisis en las relaciones entre Colombia, Ecuador y Venezuela, y la "coherencia" de Brasil como coloso latinoamericano.

Asimismo, retrata la "serenidad" y "temple" de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, en contraste con el carácter protagónico y "modales principescos" de la mandataria argentina, Cristina Fernández.

Finalmente, Volpi se atreve a hacer un juego de predicciones para articular su debate.

Entre esos "vaticinios" se destaca el de la desaparición de Fidel Castro en 2010, la salida de Chávez del poder en 2018, la independencia de la república cruceña, en Bolivia, en 2020, la legalización de la droga en 2070, y la unificación continental en 2110.

Sin embargo, como insiste el autor mexicano, este es solamente, y así debe tomarse, un "ejercicio de futurología a partir de los indicios actuales".

Contenido patrocinado

Otras noticias