Buscar

Un abogado católico pide anular el primer matrimonio gay en Latinoamérica

EFE
1/01/2010 - 17:04

Buenos Aires, 1 ene (EFE).- Un abogado católico presentó demandas para que se anule el matrimonio de los argentinos Alejandro Freyre y José María Di Bello, el primero entre personas del mismo sexo en América Latina, al que consideró "un verdadero escándalo", informa hoy la prensa de Buenos Aires.

También pidió que se investigue a la gobernadora de la provincia argentina de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, por haber autorizado el casamiento, que se llevó a cabo el lunes pasado en Ushuaia, la capital provincial, en el extremo sur del país.

Las demandas fueron presentadas por el abogado Pedro Andereggen, de la agrupación católica Cristo Sacerdote, a la Cámara Civil de Buenos Aires, indicaron portavoces de ese tribunal de alzada citados por las web del diario Infobae y del canal de televisión América 26 Noticias, de la capital argentina.

Andereggen pidió la nulidad de la boda y "el secuestro de la partida y libreta" del casamiento de Freyre con Di Bello por considerar que la gobernadora Ríos violó un fallo judicial anterior que había impedido la boda al anular otro que la autorizaba.

En este sentido, el abogado consideró "un verdadero escándalo" que el casamiento se haya celebrado "en abierta violación" a tal dictamen judicial, según el texto de la demanda proporcionado por las fuentes judiciales.

El abogado católico aludió así a un fallo de un tribunal de alzada de Buenos Aires que anuló a otro que autorizaba que la boda de Frey y Di Bello se celebrara el 1 de diciembre en la capital argentina, como pretendía la pareja, en sintonía con el Día Mundial de Lucha contra el Sida, afección que ambos padecen.

Freyre, de 39 años, y Di Bello, de 41, se casaron gracias a que la gobernadora Ríos aceptó un "recurso jerárquico" presentado por la pareja y ordenó al Registro Civil de Ushuaia que convalidara la unión.

Previamente, Di Bello había fijado domicilio en Ushuaia para pedir el matrimonio en el Registro Civil de esa ciudad, situada a 3.600 kilómetros al sur de Buenos Aires.

La pareja se casó en una austera ceremonia acompañada por miembros de grupos de defensa de los derechos de los homosexuales y por el director del Instituto Nacional contra la Xenofobia y el Racismo, Claudio Morgado, quien fue uno de los testigos.

La boda es tajantemente rechazada por la Iglesia y grupos católicos y hace prever una complicada batalla legal en momentos en que unas 50 parejas homosexuales han presentado recursos de amparo judicial para contraer matrimonio, según ha dicho Freyre.

La Corte Suprema de Justicia argentina tiene pendiente resolver acerca de uno de esos amparos y Freyre y Di Bello llevan adelante una campaña en favor de las bodas homosexuales, indicó la pareja en una rueda de prensa celebrada el martes en Buenos Aires.

Otras noticias

Contenido patrocinado