Buscar

Tres detenidos por retener a un padre y a sus dos hijas tras asaltar su casa en un pueblo de Madrid

EFE
4/01/2010 - 19:20

Madrid, 4 ene (EFE).- La Guardia Civil ha detenido a tres hombres que entraron armados en una casa de Collado Villalba (Madrid), amordazaron y maniataron al dueño y a sus dos hijas de 9 y 14 años y le exigieron 8.000 euros, antes de que fueran sorprendidos por los agentes, que creen que el suceso se debió a un ajuste de cuentas.

Según ha confirmado hoy la Comandancia de la Guardia Civil, el suceso ocurrió el pasado día 30, miércoles, por la tarde, cuando tres individuos lograron entrar en una vivienda de la calle Playa Loureiro de Collado Villalba después de que uno de ellos se hiciese pasar por funcionario de correos.

Cuando el dueño, que se encontraba con sus dos hijas de 9 y 14 años, abrió, los tres hombres, que iban encapuchados, irrumpieron en la vivienda y amordazaron y maniataron a las tres víctimas, y a continuación buscaron dinero.

Uno llevaba un revólver, que luego se comprobó que era falso, otro una pistola, que según las primeras investigaciones es real, y el tercero una pistola de descargas eléctricas.

El presunto cabecilla del grupo, colombiano, enseñó a las víctimas una insignia de la Guardia Civil y les dijo que era agente, por lo que tenía acceso a todos sus datos, y exigió al dueño que les entregase 8.000 euros antes del día 4 de enero.

El ruido que hicieron alertó a los vecinos, que llamaron al 112, y al lugar acudió una patrulla de la Guardia Civil de Villalba y otra de la Policía Municipal, que vieron a uno de los asaltantes amenazar a los retenidos, por lo que el instituto armado pidió refuerzos.

Un grupo de la USECIC (Brigada de Seguridad Ciudadana) de la Guardia Civil que realizaba un control en la A-6 llegó en pocos minutos y entró en la vivienda a través del piso contiguo, reduciendo y deteniendo a los tres asaltantes.

Se trata de un colombiano de 24 años, un búlgaro de 27 y un rumano de 23, que están acusados de robo con violencia e intimidación y detención ilegal.

Además, el colombiano podría ser acusado de usurpación de función pública, por hacerse pasar por guardia civil.

Si se ratifica que la pistola es real se sumará un delito de tenencia ilícita de armas.

No se les imputa un delito de secuestro porque éste implica retener a una persona contra su voluntad y pedir un rescate a cambio, lo que no ocurrió, según ha precisado la Comandancia.

Según las primeras investigaciones, el suceso ha podido deberse a un ajuste de cuentas entre personas de origen colombiano.

Contenido patrocinado

Otras noticias