Buscar

Chivatazo.- El CGPJ remite a su servicio de Inspección la denuncia de Manos Limpias por retrasar este sumario

9/02/2010 - 18:57

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha remitido a su servicio de inspección la denuncia presentada el pasado 28 de enero por el sindicato Manos Limpias contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, al que acusa de la comisión de "una falta muy grave" por "retardo injustificado en la tramitación del sumario del 'chivatazo'".

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha remitido a su servicio de inspección la denuncia presentada el pasado 28 de enero por el sindicato Manos Limpias contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, al que acusa de la comisión de "una falta muy grave" por "retardo injustificado en la tramitación del sumario del 'chivatazo'".

Esta tarde el Consejo notificó por carta certificada este trámite a los denunciantes, a juicio de los cuales el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 podría haber incurrido en dos ilícitos penales al retrasar la instrucción de forma "injustificada" y "maliciosa".

El sindicato explica en su denuncia que el chivatazo en el bar 'El Faisán' de Irún se produjo el 4 de mayo de 2006, coincidiendo con la estancia de Garzón en Estados Unidos, donde disfrutaba de un permiso de estudios. El magistrado se incorporó a su Juzgado en septiembre de 2006 y se hizo cargo del sumario sobre el aparato de extorsión de ETA que instruía hasta el momento su sustituto, Fernando Grande-Marlaska.

Añade la denuncia que el juez "rechazó la personación de Manos Limpias en la causa con objeto de que no pudiera ser conocedor de toda la trama policial y política del referido caso" y destaca que desde septiembre de 2006, hasta la petición de archivo del caso realizada por de la Fiscalía de la Audiencia Nacional el pasado mes de octubre, el expediente permaneció "congelado, bloqueado y paralizado". "El expediente está más de tres años aparcado", recalca el escrito.

ILÍCITOS PENALES

Según defiende el sindicato, el magistrado incurrió en un retardo injustificado en la resolución de un expediente y cometió por tanto una falta disciplinaria grave. Además destaca que el juez podría haber cometido también "un ilícito penal de encubrimiento y contra la administración de Justicia" al retardar la investigación "de forma maliciosa" para conseguir "cualquier finalidad ilegítima".

Contenido patrocinado

Otras noticias