Buscar

Más de un centenar de desalojados en Córdoba por la crecida del Guadalquivir

EFE
23/02/2010 - 21:00

Córdoba, 23 feb (EFE).- Un total de 80 familias de la localidad cordobesa de Encinarejo han tenido que ser desalojadas de sus viviendas esta tarde debido a la crecida del río Guadalquivir a su paso por el municipio, que también ha obligado a evacuar otras 40 viviendas de parcelaciones ilegales de la capital.

Estos datos han sido facilitados tras la reunión del Comité Asesor provincial, celebrada con motivo de la activación en Córdoba del plan ante riesgo de emergencia por inundaciones y para asegurar la coordinación de los servicios y garantizar la seguridad de las personas.

En concreto, los desalojos en la capital se han producido en las parcelaciones de la Ribera Baja y el Pilar de la Vega, en la barriada periférica de Alcolea, y en La Altea, en las inmediaciones del aeropuerto, todas ellas construidas sin autorización y en zonas catalogadas como inundables en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), tal y como ha indicado el alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña.

Para realojar a las personas que sólo tendrán que pasar unas horas fuera de sus casas, el Ayuntamiento de Córdoba ha habilitado el Pabellón de Las Margaritas y la residencia de mayores del barrio Guadalquivir, mientras que los Servicios Sociales trabajan para realojar a los afectados que pueden tardar hasta varios días en volver a sus hogares.

Además, en la provincia se han tenido de desalojar de sus viviendas a 80 familias de Encinarejo y varias más en Villafranca, tal y como ha informado el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Jesús María Ruiz, quien ha apuntado que el mayor riesgo para las personas se ha sufrido hoy en Castro del Río, donde un helicóptero ha tenido que evacuar de su vivienda a dos personas porque no se podía acceder con lanchas.

La delegada del Gobierno de la Junta en Córdoba, Isabel Ambrosio, que ha querido mandar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía, ha explicado que el alto caudal del río Guadalquivir está motivado por las lluvias y el desembalse de los pantanos, toda vez que todas las presas cordobesas están soltando agua de manera controlada, excepto Iznájar y la Breña, que tienen cerradas las compuertas.

Ha señalado que "si no se sigue desembalsando, pueden darse problemas de mayor grado" y ha apuntado a los municipios ribereños desde Villa del Río hasta Palma del Río como aquellos que se pueden ver afectados por la crecida del Guadalquivir.

Además, para garantizar la seguridad en las carreteras autonómicas en la provincia, la consejera de Obras Públicas de la Junta, Rosa Aguilar, ha informado de que 150 personas, 30 camiones y doce máquinas retroexcavadoras y motoniveladoras están movilizadas para garantizar la seguridad en las vías de circulación.

Aguilar ha indicado que cuatro carreteras autonómicas están cortadas al tráfico: la A-3000, la A-3125, la A-3055 y la A-333.

En cuanto a las carreteras que dependen de la Dirección General de Tráfico, la CO-4204 entre Córdoba y Espejo, en ambos sentidos de circulación en el tramo comprendido entre los kilómetros 0 y 12.

La consejera ha defendido la medida de desembalsar agua de los pantanos, puesto que es una medida "necesaria y obligatoria", porque los embalses "ya no pueden tener más agua" y además continuará lloviendo, puesto que las previsiones meteorológicas indican que las precipitaciones continuarán durante las próximas 48 horas.

En general, Aguilar ha considerado que "las carreteras andaluzas están aguantando razonablemente bien el temporal" de lluvias que comenzó el 18 de diciembre y las carreteras que se cortan al tráfico es por cuestiones de seguridad.

Otras noticias

Contenido patrocinado