Buscar

La Audiencia Nacional juzgará a 5 argelinos que planeaban atentar en Madrid

EFE
21/03/2010 - 12:52

Madrid, 21 mar (EFE).- La Audiencia Nacional juzgará la próxima semana a cinco argelinos acusados de colaborar con un grupo islamista y tratar de obtener explosivos para cometer atentados, uno en El Corte Inglés de Princesa, después de que la vista se suspendiera el mes pasado porque uno de los imputados fue por sorpresa y sin abogado.

Durante el juicio que se celebrará los próximos martes y miércoles, el fiscal pedirá para Said Bouchema, Khaled Bakel, Lyes Sihamida, Salim Zerbouti y Sadji Soufiane penas de entre 7 y 16 años y medio de prisión por un delito de colaboración con organización terrorista, al que añade el de receptación al primero de ellos.

También imputa a Lyes Sihamida -que acumula la mayor pena- el delito de falsificación de documento oficial y de tenencia de útiles para falsificación, del cual acusa también a Sadji Soufiane.

La vista en la que se les iba a juzgar estaba inicialmente fijada el pasado 28 de febrero, pero la sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidida por la magistrada Ángela Murillo, tuvo que suspenderla porque Salim Zerbouti, que estaba en busca y captura, asistió por sorpresa y sin letrado.

El tribunal ordenó entonces el ingreso en prisión durante 24 horas para el acusado, plazo que se le dio para que éste, que justificó que había dejado de comparecer ante el Juzgado porque se había trasladado a otro municipio, acreditara su nuevo domicilio.

Al día siguiente, al no haber podido demostrarlo, la Audiencia Nacional mantuvo su ingreso en prisión hasta la celebración del juicio para garantizar su presencia en el mismo.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, Said Bouchema creó en Alicante, donde se trasladó en 1999, una célula de apoyo al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC).

Para ello utilizó un restaurante que servía como "punto de encuentro" entre ciudadanos argelinos y como lugar de receptación de mercancías robadas, y de esta forma el acusado canalizaba el envío a Argelia de gran cantidad de objetos robados y documentos falsificados, al tiempo que captaba jóvenes refugiados argelinos.

Said Bouchema dirigía, señala el fiscal, un grupo que formaban los otros cuatro acusados, cuya principal misión entre finales de 2004 y comienzos de 2005 fue "conseguir materiales para la fabricación de artefactos explosivos con los que cometer en el futuro atentados".

Con dicho objetivo, Khaled Bakel contactó en Granada con una persona que consta en la causa como testigo protegido A-1, a quien ofreció hachís a cambio de Goma 2 o armas.

Ambos se entrevistaron posteriormente en Alicante, donde el acusado le comunicó, dice el fiscal, "que tenía 100 kilogramos de explosivos pero que necesitaban más porque iban a hacer un 'trabajo' en El Corte Inglés de Princesa de Madrid".

Tras esta reunión, se sucedieron otras, pero al no llegar a un acuerdo el grupo inició otra serie de contactos y barajó la posibilidad de conseguir mercurio rojo para fabricar o potenciar artefactos explosivos.

En el rastreo de este material participaron los cinco procesados, y fue Lyes Sihamida el que, en octubre de 2005, propuso a un ciudadano argelino residente en Dinamarca que realizara la búsqueda.

Un mes después los cinco fueron detenidos junto a Kamel Hamdi, Samir Ramdane y Aissat Benomar, y de los registros practicados en sus domicilios y establecimientos la Guardia Civil intervino, entre otros efectos, una máquina lectora de tarjetas y un portátil preparado para la duplicación de las mismas.

Otras noticias

Contenido patrocinado