Buscar

Acusan a Brasil de obstaculizar la investigación de los crímenes de la dictadura

EFE
20/05/2010 - 22:38

San José, 20 may (EFE).- Familiares de desaparecidos durante la dictadura militar de Brasil (1964-1985) acusaron hoy al Gobierno de ese país de obstaculizar las investigaciones de esos casos y pidieron en un juicio ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) que condene al Estado brasileño.

La audiencia de dos días por el caso conocido como Gomes Lund (Guerrilla de Araguaia) contra Brasil, se refiere a la supuesta desaparición forzada de 70 personas ocurrida entre 1972 y 1975 en el marco de una operación que buscaba erradicar la guerrilla de Araguaia, en el estado de Pará, durante la dictadura militar.

Laura Petit da Silva, Criméia Schmidt y Elizabeth Silveira, quienes son familiares de personas desaparecidas, afirmaron hoy a los jueces de la CorteIDH que el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva ha retrasado las investigaciones ordenadas en una sentencia de 2003 por un tribunal brasileño para encontrar a sus parientes.

Según los familiares, tras esa sentencia el Estado ha interpuesto diversos recursos de apelación para impedir su ejecución, y se ha limitado a crear en 2009 una comisión de búsqueda que no ha rendido resultados satisfactorios para las víctimas.

Petit, que reportó tres hermanos desaparecidos, aseguró en su declaración que "aún hoy la población siente la represión de la dictadura" y afirmó que agentes involucrados en este caso ostentan "cargos importantes" del Gobierno.

Comentó que espera que el presidente Lula "intervenga" para que se haga justicia, pero aclaró que es difícil, porque "él todavía se siente atado a sus aliados que son representantes de la dictadura y que tienen cargos importantes en el Gobierno".

"Queremos que se responsabilice (a los culpables), saber dónde están nuestros familiares", manifestó Petit.

Por su parte, Schmidt, quien dice haber perdido a su esposo y todos sus amigos por culpa de la dictadura, pidió a los jueces que "se aclaren los hechos y se enjuicie a los responsables".

"Pido que aquí se haga justicia y que el Estado sea condenado a ejecutar la sentencia que se pronunció en mi país, pero que no ha sido ejecutada", declaró.

La directora ejecutiva del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), Viviana Krsticevic, organización que actúa como ente defensor de las víctimas, explicó a los periodistas que la sentencia de 2003 ordenó al Estado abrir los archivos militares y buscar a los desaparecidos.

Sin embargo, dijo, por gestiones de la Procuraduría, ésta no fue firme hasta 2007, pero el Estado aun no la ha ejecutado.

El juicio en la Corte se inicia luego de que el pasado 29 de abril el Supremo Tribunal Federal de Brasil se negara a revisar la Ley de Amnistía (1979) que benefició a funcionarios estatales.

"Me causa una profunda decepción que el máximo tribunal de mi país legitime la impunidad", expresó Petit.

Según los demandantes, la Ley de Amnistía es otro obstáculo para que se investiguen las desapariciones y se castigue a los responsables.

Uno de los objetivos de CEJIL es que la CorteIDH declare que las violaciones a los derechos humanos no pueden ser objeto de amnistías, como lo ha hecho con casos anteriores de otros países.

En la sala del juicio, que lució abarrotada, cerca de una decena de familiares de personas desaparecidas vestían una camiseta con la foto de sus seres queridos y una leyenda que decía: "La única lucha que se pierde es la que se abandona".

De los 70 desaparecidos en Araguaia, solo se han encontrado los restos mortales de cuatro, todos gracias a los esfuerzos de sus familiares.

La Corte escuchará entre hoy y mañana a cuatro testigos y dos peritos de ambas partes, así como los alegatos finales de la parte acusadora y del Estado brasileño.

Los representantes del Estado no hablaron con la prensa.

Otras noticias

Contenido patrocinado