Buscar

La misión de la ONU se queja por la actuación policial contra los manifestantes

EFE
17/03/2008 - 2:57

Katmandú, 17 mar (EFE).- La Alta Comisaría de la ONU para los Derechos Humanos en Nepal condenó hoy el "excesivo uso de la fuerza" por parte de la Policía nepalí contra los manifestantes que han salido a las calles en apoyo de la causa tibetana en los últimos días.

En un comunicado, la oficina de la ONU pidió al Gobierno nepalí que respete los derechos de expresión y asamblea, después de que la Policía cargara hoy contra unos 200 manifestantes que protestaban frente a las oficinas de la ONU en Katmandú.

"La ONU no pidió en ningún momento a la Policía que interviniera en las protestas pacíficas frente a la sede" en Katmandú, destacó el coordinador para cuestiones humanitarias de la oficina, Robert Piper, citado en el comunicado.

Durante los incidentes frente a la oficina de la ONU en Katmandú dos personas sufrieron heridas después de que la Policía frenara el paso a los manifestantes, unos 200, que intentaban acceder a las dependencias del organismo multinacional.

Los tibetanos exiliados querían entregar un memorándum en el que instaban a la ONU a presionar a las autoridades chinas para que éstas permitan "ejercer la libertad de expresión y reunión" a los manifestantes que protestan en el Tibet y para que se contengan en el uso "excesivo de la fuerza".

Además de dispersar la manifestación, la Policía detuvo a 48 personas.

En el comunicado, la oficina de la ONU denunció que la Policía ha cargado violentamente al menos en dos ocasiones contra las protestas "pacíficas" registradas en Nepal en solidaridad con la causa tibetana y reclamó al Gobierno que explique cuáles han sido las instrucciones dadas a la Policía.

"Instó al Gobierno a que respete los derechos humanos recogidos por las leyes internacionales y que permita el ejercicio de los derechos fundamentales de manifestación y libertad de expresión", pidió el jefe de la oficina en Nepal, Richard Bennett, que recibió hoy a un grupo de manifestantes.

Las protestas en Nepal se suman a las que se registran en Tibet desde el pasado día 10, que se iniciaron para recordar el aniversario de la fracasada rebelión tibetana contra el mandato chino en 1959.

El pasado viernes se registraron en Lhasa, la capital tibetana, unos disturbios que se saldaron con la muerte de 10 civiles, según la versión oficial china, aunque el Gobierno tibetano en el exilio, acogido en la India, elevó la cifra a al menos 80.

Contenido patrocinado

Otras noticias