Buscar

DESTACAMOS
España se 'atrinchera' en el VAR para asaltar el Stade de France

Los cuatro muertos en accidentes enturbian una operación salida sin casi retenciones

EFE
21/03/2008 - 9:18

Barcelona, 21 mar (EFE).- Un accidente en Ulldecona (Tarragona) en el que han fallecido los tres ocupantes de un turismo, entre ellos un niño de 13 años, y otro en Girona, con un fallecido, han enturbiado este jueves la segunda fase de la operación salida de Semana Santa, en la que apenas se han registrado retenciones de importancia.

El primer accidente ha ocurrido hacia las 11.00 horas de la mañana de este jueves en la TV-3314, a la altura de Ulldecona, cuando un turismo y un camión cargado de pienso han chocado lateralmente, según los Mossos d'Esquadra.

Los tres ocupantes del turismo, de nacionalidad marroquí y vecinos de Freginals (Tarragona), han fallecido en el acto, mientras que el conductor del camión ha resultado ileso.

Las víctimas mortales son un niño de trece años; su padre, Moukhtar G., de 40 años, que conducía el turismo; y la madre, Mammat L., de 44, años.

A última hora de la tarde de este jueves ha fallecido un joven de 29 años y de nacinalidad francesa al chocar el todoterreno que conducía por la N-II, en Girona, con un camión.

Con estos cuatro fallecidos, se eleva hasta ocho el número de muertos en las carreteras catalanas desde que el pasado viernes se inició la primera fase de la operación salida, más de la mitad que las doce víctimas que hubo en toda la Semana Santa del pasado año.

Ante esta situación, el director del Servicio Catalán del Tráfico (SCT), Josep Pérez-Moya, ha mostrado su preocupación y ha llamado a la prudencia de los conductores para que extremen los comportamientos seguros al volante.

Pérez-Moya, en declaraciones a Efe, ha pedido a los conductores que se sienten al volante que extremen la prudencia, que hayan descansado suficiente, no hayan inferido alcohol y adecúen la velocidad del vehículo en función del estado de la vía y de la meteorología, además de utilizar el cinturón de seguridad.

El trágico inicio de la segunda fase de la operación salida ha enturbiado una jornada en la que en las carreteras catalanas apenas se han registrado retenciones de importancia, más allá de colas puntuales por la mañana de hasta siete kilómetros y de hasta 16 kilómetros en algunos minutos del mediodía.

En concreto, según el Servicio Catalán del Tráfico, durante la mañana del jueves las principales complicaciones se han registrado en la AP-7, tanto en dirección Tarragona como en dirección Girona.

El punto más conflictivo se ha centrado en La Roca del Vallès (Barcelona), en dirección Girona, con siete kilómetros de cola hacia las 11.30 horas, mientras que ha habido hasta cuatro kilómetros en varios tramos en dirección Tarragona, como en Martorell (Barcelona), Roda de Barà (Tarragona) y Altafulla (Tarragona).

Posteriormente, ya al mediodía, la mayor concentración de vehículos se ha registrado en la C-35, en la demarcación de Girona, entre Vidreres y Llagostera, en dirección a la costa, que ha acumulado una gran afluencia de vehículos entre las 12.30 y las 16.20 horas.

En esta carretera el momento de mayor retención ha sido a las 13.30 horas, con colas que han llegado hasta los 16 kilómetros.

Según Pérez-Moya, las retenciones por la mañana y el mediodía se han debido a que la salida ha sido muy escalonada, ya que muchas familias han optado por salir antes del mediodía, de forma que han coincidido los turismos y los camiones, que podían circular hasta las 15.00 horas, que era cuando oficialmente se iniciaba la segunda fase de la operación salida.

Por la tarde, la mayor afluencia de vehículos se ha registrado de nuevo hasta las 19.00 horas en las carreteras de la costa gerundense, como la C-35, entre Girona y Vidreres, con diez kilómetros de circulación intensa, y en la misma C-35, pero en dirección contraria, entre Maçanet de la Selva y Platja d'Aro, con ocho kilómetros de circulación intensa.

Otras noticias

Contenido patrocinado