Buscar

Los dos acusados de matar a un joven con una escopeta en Mollet del Vallès (Barcelona) alegan la legítima defensa

14/04/2008 - 15:58

El patriarca gitano acusado de matar a un joven de 18 años de una familia rival durante un tiroteo en Mollet del Vallès (Barcelona) en 2005, recurrió a la legítima defensa y al nerviosismo del momento para justificar el crimen. La defensa sostiene, además, que el hijo del procesado --también imputado-- no participó en la discusión que acabó con la muerte del joven.

BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía solicita una pena de prisión de 17 años para cada uno de los procesados por un delito de homicidio, así como una indemnización de 180.000 euros para los padres de la víctima y de 40.000 para el hermano del fallecido.

Durante el primer día del juicio con tribunal popular en la Audiencia de Barcelona, los acusados, Alfonso J.J., de 67 años, y su hijo Alfonso J.P. 'Petete', de 27, explicaron que sobre las nueve de la noche del 10 de octubre de 2005, miembros de la familia Campos, también de etnia gitana, se presentaron en su domicilio, en la calle Pau Vila.

Según el Ministerio Fiscal, su objetivo era recuperar a Julia, una menor que convivía con Juanito --hijo y hermano de los procesados--, ya que ésta aseguraba que había sido maltratada.

Días antes, una adolescente de los Jiménez, 'Niña Mari', que convivía con 'Petete', volvió con su familia asegurando que estaba siendo maltratada. Los patriarcas de ambos clanes acordaron que la menor volvería con su familia, pero 'Petete' no lo aceptó.

El día del crimen, y desobedeciendo los acuerdos de los patriarcas, las mujeres de la familia de 'Petete' fueron a buscar a 'Niña Mari' y se enfrentaron físicamente a las familias Jiménez y Campos, que vivían en la misma calle, pero la joven había huido con su padre.

Horas más tarde, los Campos fueron a buscar a Julia a casa de los acusados armados con palos y armas blancas. Alfonso J.J. les exigió de que se apartaran de la entrada del domicilio si querían dialogar sobre el problema y al no hacerlo, avisó a los Mossos d'Esquadra.

Mientras esperaban la llegada de la Policía autonómica, Alfonso J.J. vio a dos hombres armados con pistolas y efectuó varios "disparos al aire" para ahuyentarlos. El tercer tiro impactó en la cabeza del joven, Miguel A.C., lo que le provocó una parada cardiorrespiratoria y una importante hemorragia que le causaron la muerte.

El acusado aseguró que su intención no era matar a nadie, sino que se le "fue el dedo" y que tuvo la "mala suerte" de darle al chico. Además, dijo actuar preso del nerviosismo y para proteger a su familia, ya que su mujer, sus hijos y sus nietos se encontraban en el domicilio.

No obstante, la Fiscalía sostiene que 'Petete' y su padre esperaban la visita y se situaron cada uno en una ventana del domicilio. Cuando Ana F.R. --quien había sido agredida en el incidente ocurrido horas antes-- les pidió que bajaran, Alfonso J.J. realizó varios disparos contra las personas que los esperaban en la calle.

Instantes después, 'Petete' le arrebató el arma --no para detener la agresión, sino para "asegurar la acción iniciada por su padre", señala el Ministerio Fiscal en su escrito acusatorio-- y realizó nuevos disparos.

La defensa de los acusados pide la absolución de 'Petete' pues afirma que éste no efectuó ningún disparo ni ayudó a su padre a recargar la escopeta, tras los dos primeros disparos, tal y como ratificaron los dos. "Mi padre es un cazador de primera", dijo el joven, en referencia a la experiencia de su progenitor para recargar el arma solo.

Tras el crimen, los miembros de la familia Campos se fueron del lugar asustados. También la familia de los agresores huyó del lugar con Julia y los Mossos d'Esquadra iniciaron la búsqueda esa misma noche.

Los procesados justificaron su huida alegando que temían por su vida y la de sus familiares, ya que los gitanos tienden a vengarse al margen de la justicia, y tenían "miedo a que mataran a un hermano o a un sobrino", señaló 'Petete'.

DETENIDOS EN DISTINTOS PUNTOS DE ESPAÑA.

Según pudo descubrir la Policía catalana, la joven de los Campos fue trasladada contra su voluntad por varios lugares de España donde vivían familiares de su novio, entre ellos Les Borges Blanques (Lleida), Lugo, Valladolid y Santa Cristina d'Aro (Girona), donde finalmente fue rescatada en enero de 2006. Por las lesiones que presentaba, la chica pudo haber sido víctima de graves malos tratos de forma continuada.

Tras una larga investigación, el 26 de enero los Mossos detuvieron en La Llagosta (Barcelona) a 'Petete' por la muerte de Miguel A.C. y, dos días después, agentes de la Policía autonómica y Nacional detuvieron en Valladolid a Juanito por el secuestro de su novia y su posible relación con el tiroteo.

Asimismo, arrestaron a otro familiar, Faustino H.P., de 66 años, a quien acusaron de un delito de encubrimiento, ya que en su piso de la calle Heura de la urbanización Roca de Malvet, en Santa Cristina d'Aro, estaba retenida la joven de los Campos, que en el momento de la intervención policial estaba siendo custodiada por la hermana de 'Petete' y Juanito, Adela J.P., a quien también detuvieron por detención ilegal y encubrimiento de homicidio.

El 7 de abril de 2006, los Mossos d'Esquadra y los GEO de la Policía Nacional detuvieron en Valencia a Alfonso J.J.

Contenido patrocinado

Otras noticias