Buscar

Fiscal pide absolución para agentes acusados de agresión a un magrebí en El Ejido que admiten usar spray como defensa

11/06/2008 - 18:44

La fiscal pidió hoy la libre absolución para A.J.R.L. y F.R.L, dos policías locales de El Ejido (Almería) para quien se solicitaban dos años de prisión por una presunta agresión en abril de 2004 a un ciudadano marroquí, identificado como M.B.S., pese a que los acusados reconocieron en la vista oral celebrada en la Audiencia Provincial haber usado un spray de defensa personas "homologado", aunque no forma parte de la dotación permitida a los agentes.

ALMERÍA, 11 (EUROPA PRESS)

Ambos, de 32 y 28 años, negaron sin embargo a preguntas de la acusación particular, que pide además del atentado por autoridad o funcionario público una multa de dos meses por una falta de lesiones para A.J.R.L., haber golpeado con las defensas a la supuesta víctima que, en su declaración, se ratificó en su versión de los hechos y aseguró que éste último le pegó un primer golpe en la cabeza y un segundo junto a la oreja.

El policía local que prestó testimonio en primer lugar relató como, de patrulla rutinaria en la madrugada del 16 de abril, recibieron el aviso de que se estaba produciendo una reyerta en las inmediaciones del bar 'El Picante', en la barriada ejidense de Matagorda, un lugar que describió como habitual punto de reunión de "inmigrantes para trapicheos".

Una vez allí, ambos comprobaron que M.B.S. y un segundo implicado, que tendría que haber comparecido como testigo, se estaban peleando en el suelo por lo que, al ir a "separarlos y recibir varias patadas" que tildó de "propias del forcejeo que no intencionadas", decidió emplear el spray de defensa adquirido --reconoció-- en una armería para "uso personal".

Acusó, asimismo, al ciudadano marroquí de posesión de estupefacientes. En concreto, una "china" de 20 gramos cuya acta de aprehensión remitida a la Junta de Andalucía y el Gobierno central el abogado de la acusación calificó de "débil coartada para motivar" la actuación de los agentes de la Policía Local.

La versión, que fue ratificada por su compañero F.R.L., achacó a la presunta víctima un intento de huida y justificó que abandonasen el lugar de los hechos pese a que los dos "implicados en la reyerta" estaban heridos en la negativa a someterse a una revisión médica o a presentar denuncia.

En sala, sin embargo, declaró en calidad de testigo un número de la Guardia Civil --primo del segundo acusado--, que acudió al bar 'El Picante' poco minutos después requerido porque se había producido un altercado al que también acudió una UVI móvil del 061, que certificó las lesiones e irritaciones conjuntivas que presentaba M.B.S. y negó la imputación de embriaguez que también le hizo la Policía Local.

El citado parte médico y el remitido por el complejo hospitalario de Poniente donde el ciudadano marroquí recibió una única asistencia médica para sutura de las heridas señalan también "problemas respiratorios y de corazón" que, según enfatizó el letrado de la acusación particular en el trámite de informes, "le impediría emprender la huida".

M.B.S., a quien su abogado concede "plena veracidad por no existir contradicciones en todas las declaraciones, indubitativas, prestadas durante el proceso, relató sin embargo que estaba tomando algo con su amigo cuando ambos agentes se acercaron a ellos para "pedir los papeles", tras lo cual se inició la presunta agresión "porque yo nos lo llevaba encima y los tenía en mi cortijo".

Al hilo de esto, y de revelar que "desde entonces siento miedo cuando veo un policía" por lo que ha trasladado su residencia hasta Madrid, negó que en el momento de los hechos portase una "china de hachís" o estuviese peleándose con el otro implicado "con quien me une una buena amistad", concluyó.

Fue una denuncia interpuesta al día siguiente ante el cuartel de la Guardia Civil, y en la que la presunta víctima fue capaz de facilitar la matrícula del coche en el que patrullaban ambos acusados, la que dio origen al procedimiento del que se ha retirado el Ministerio Público y a cuya petición de absolución se ha sumado la defensa.

Otras noticias

Contenido patrocinado