Buscar

El TS rechaza que la celebración del Alarde tradicional de Irún (Guipuzcoa) vulnere el derecho a la igualdad

4/07/2008 - 15:42

Prevalece el derecho de los organizadores realizar el desfile sin mujeres soldado, al tratarse de una actividad privada

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Supremo rechaza que la celebración del Alarde Tradicional de Irún (Guipúzcoa), cuyos organizadores rechazan la participación de mujeres como soldados, vulnere el derecho a la igualdad consagrado en el artículo 14 de la Constitución. Según el alto tribunal, en este caso prevalece el derecho a los promotores a organizar el desfile según sus propios criterios, al tratarse de una actividad privada a la que el Ayuntamiento simplemente ha prestado su autorización administrativa.

La sentencia del Supremo, de la que ha sido ponente el magistrado Nicolás Maurandi, desestima el recurso interpuesto por seis mujeres contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que en junio de 2002 rechazó que la autorización municipal fuera contraria a los derechos constitucionales.

Las recurrentes acudieron a los tribunales después de que el Ayuntamiento de Irún les contestara, con ocasión de la celebración del Alarde en las fiesta patronales de Irún de 2001, que carecía de competencia para incidir en los aspectos organizativos del desfile.

El Consistorio alegó que se había limitado a autorizar el acto tras comprobar que la petición de los organizadores privados cumplía con los requisitos de seguridad establecidos en la ley autonómica de espectáculos públicos. Las recurrentes pedían que se instara a actuar a la fuerza pública para garantizar el derecho de las mujeres a participar como soldados, superando así el papel de cantineras al que se les relegaba tradicionalmente.

En su recurso ante los tribunales, alertaban además que la organización privada del Alarde en Irún se había promovido tras recaer varias sentencias que prohibían la discriminación en los actos auspiciados y financiados por las autoridades locales.

ORGANIZAR ALARDE ALTERNATIVO.

Por su parte, el Supremo rechaza que pueda hablarse de discriminación por razón de sexo en este caso porque el Alarde Tradicional es una actividad privada y su celebración no impide a quien lo desee organizar alardes o marchas de otras características, no habiendo las recurrentes solicitado ninguna autorización para realizar una marcha alternativa a la tradicional.

Subraya la sentencia que la proyección de este acto en el plano privado "no significa que toda actividad que lleven a cabo particulares y suponga la intervención de una pluralidad de personas exija una determinada participación de hombres y mujeres, si es que sus promotores no la contemplan o no la consienten".

En este sentido, agrega que "es correcto afirmar que no encuentra acogida en el artículo 14 de la Constitución la pretensión tensión de que las mujeres se integren en el Alarde Tradicional ni la de que, de no ser así, sea prohibido; y no la encuentra porque colisiona con el derecho de sus promotores a organizarlo y llevarlo a cabo conforme a sus propios criterios".

Por lo que respecta al Ayuntamiento de Irún, afirma que "no es evidente el propósito discriminatorio y sí el de autorizar una marcha o desfile por la vía pública que cumple con los requisitos exigidos legalmente".

"Además, siempre en esas condiciones, no es irrazonable invocar el respeto a una determinada tradición y al hecho de que únicamente los hombres formaran las Milicias Forales para defender una determinada manera de realizar el Alarde", concluye la resolución.

Otras noticias

Contenido patrocinado