Buscar

Betancourt asegura que el rescate de los rehenes es "un golpe dramático" a las FARC

EFE
4/07/2008 - 19:01

Bogotá, 3 jul (EFE).- La ex candidata presidencial Ingrid Betancourt aseguró hoy que su rescate y el de otros 14 rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) representa "un golpe dramático" dentro de las estructuras del grupo rebelde.

La franco-colombiana hizo hoy estas declaraciones en la embajada gala de Bogotá, arropada por sus hijos Mélanie y Lorenzo, y su hermana Astrid, quienes llegaron esta mañana procedentes de París para reunirse con ella, tras más de seis años de separación forzada.

El Ejército colombiano rescató ayer a Betancourt, tres estadounidenses, así como a once policías y militares, tras una operación de infiltración en la que los propios insurgentes, engañados, subieron a los rehenes en un helicóptero del Gobierno.

La dirigente política expresó su deseo de que esta liberación "permita generar una reflexión dentro del Secretariado (alto mando de las FARC) para que se llegue prontamente a la liberación del resto de secuestrados".

Según Betancourt, el error de la guerrilla pone de manifiesto patentes problemas de comunicación interna, fallos en la coordinación de sus operativos y una logística deficiente en el seno de la organización armada.

El grupo insurgente "ya no tiene nada que perder", dijo, ya que con su liberación y la de los tres estadounidenses los rebeldes han perdido su protagonismo internacional.

Por ello, pidió a las FARC que "liberen al resto (de secuestrados)" y utilicen ese gesto "para mejorar su prestigio diezmado y como primer paso para un proceso de paz".

La entrega unilateral de los 25 rehenes "canjeables" que la guerrilla aún mantiene en su poder debería conducir a unos acuerdos de paz "sin impunidad, sin negociaciones favorables y con propuestas que permitan cambios en la estructura del Estado y no simplemente unas negociaciones de prebendas judiciales".

Sin embargo, rechazó la posibilidad de un acuerdo humanitario con el Gobierno colombiano, ya que ahora mismo la organización insurgente "está sin salida".

La ex candidata indicó que sería "interesante" una segunda reelección del actual presidente colombiano, Álvaro Uribe, y aseguró que la continuidad permite definir el rumbo de un país a largo plazo.

En cuanto a la presunta colaboración entre el Gobierno de Venezuela y los alzados en armas, negó conocer "evidencias" de una posible ayuda del mandatario de ese país, Hugo Chávez, aunque señaló que la guerrilla "lo quiere".

Comentó que no sabe con seguridad si estuvo cautiva en algún país que no fuera Colombia, pero que los uniformes que usaban eran brasileños o venezolanos, y que en ocasiones algunos productos de consumo procedían de esas naciones limítrofes.

Betancourt relató la crudeza del día a día de su cautiverio en la selva y contó con lujo de detalles las humillaciones a las que eran sometidos los cautivos y las deficiencias sanitarias que la llevaron a aparecer en un estado de extrema delgadez en pruebas de supervivencia difundidas por las FARC.

"La muerte es el compañero más fiel de un secuestrado", dijo y añadió que pese a que la tentación de suicidio fue permanente, siempre tuvo un "polo a tierra" en su familia, a la que escuchaba por radio.

Sobre el futuro, se declaró comprometida con el resto de secuestrados, pero no quiso pronunciarse sobre una posible candidatura presidencial, decisión que, en cualquier caso, debería ser pactada con su familia.

Contenido patrocinado

Otras noticias