Buscar

Betancourt pide seguir luchando por los demás rehenes en su emotivo regreso a París

EFE
4/07/2008 - 22:30

París, 4 jul (EFE).- Ingrid Betancourt, recibió hoy una calurosa bienvenida en Francia, donde pidió y obtuvo del presidente, Nicolas Sarkozy, y quienes se movilizaron aquí por ella la promesa de seguir luchando por la liberación de los otros cautivos de las FARC.

"Llevo siete años soñando con este momento (...) Le debo todo a Francia", afirmó la ex candidata a la Presidencia de Colombia en el aeródromo militar de Villacoublay (afueras de París), donde llegó desde Bogotá junto a sus familiares en un avión oficial francés.

"La esperábamos desde hace mucho tiempo (...) Bienvenida. Francia la quiere y está feliz", le dijo Sarkozy que con su esposa, Carla Bruni, la esperaba al pie de la escalerilla.

Tras abrazarse y charlar de forma animada entre ellos y luego con los hijos, la hermana, la madre y otros allegados que le acompañaban, el jefe de Estado y la heroína del día se acercaron a los micrófonos para lanzar mensajes más políticos, que se mezclarían con la emoción a lo largo del resto de esta jornada soleada.

Betancourt, que lucía un traje de chaqueta y pantalón oscuro y camisa blanca, impresionó a Sarkozy por su "sonrisa y fuerza", una constante en las imágenes que han recorrido el mundo desde que ella y otros catorce rehenes de las FARC fueron liberados hace dos días en una operación del Ejercito colombiano.

Una operación "extraordinaria, perfecta e impecable", sin un solo disparo, que es también "fruto de vuestra lucha", recalcó ella.

Fue la oposición de Francia a iniciar una operación militar que pudiera acabar con la vida de los rehenes lo que llevó, dijo, a que el Gobierno de Colombia pasara a una "estrategia diferente, fruto de una reflexión común entre franceses y colombianos".

"Me habéis salvado la vida", insistió Betancourt, para quien se logró lo que parecía "imposible": que "todas las contradicciones" concluyeran en ese "consenso extraordinario en el que prevalecieron la inteligencia y el amor".

Era una alusión velada a las diferencias entre Francia, que privilegiaba la negociación con las FARC -incluida la del presidente venezolano, Hugo Chávez-, y el presidente colombiano, Álvaro Uribe, partidario de la estrategia militar.

El Ejecutivo colombiano negó hoy que la operación haya sido un montaje o se haya pagado un rescate. Una radio suiza afirma que, con ayuda de Estados Unidos, que recuperó a tres agentes secuestrados, se pagaron 20 millones de dólares.

En una rueda de prensa en la que compareció con sus hijos, Mélanie y Lorenzo, Betancourt tampoco dio crédito a esas conjeturas.

Ante los medios, como había hecho antes en la recepción organizada en el Elíseo para que pudiera agradecer a los miembros de sus comités de apoyo y a todos quienes se movilizaron para que finalizara su calvario de "seis años y cinco meses", Betancourt dejó claro que su prioridad es luchar por la liberación de los que "quedan en la selva en manos de las FARC".

Pidió a Sarkozy y a todos los presentes que sigan en esa lucha, lo que éstos prometieron.

"Francia no dejará la lucha", prometió el jefe de Estado, y reiteró su oferta de acoger en este país a los guerrilleros que depongan las armas.

"Siempre habrá un lugar en Francia para quienes respeten los derechos humanos y se disocien del combate de estos torturadores medievales. Siempre hay una esperanza y siempre hay un lugar", dijo.

En cambio, añadió que "para los que sigan siendo solidarios con los secuestradores, no hay esperanza (...) Francia no podrá (hacer) nada".

Añadió que irá por Latinoamérica para "hablar de todo eso" y dar las gracias a sus colegas de Colombia, Venezuela, Ecuador y Argentina: "es todo un continente el que se ha movilizado por Ingrid Betancourt".

Y pidió a las FARC que sean "buenos perdedores": "Han perdido" y "quizás es el momento de rectificar", les dijo.

"Todos los colombianos queremos tender la mano sin rencor a todos los que forman parte de las FARC", pero "no estamos dispuestos a seguir participando en la farsa" que quieren jugar ante el mundo "pretendiendo ser una organización por el bien de Colombia", añadió.

Betancourt, que dijo tener "mucha ambición" por Colombia y "una gran voluntad de servicio", sin embargo precisó que no tiene "proyectos personales" políticos.

Su programa inmediato es someterse mañana a un chequeo en un hospital militar de París, y estar mucho tiempo con sus hijos.

Otras noticias

Contenido patrocinado