Buscar

Ruiz Zafón, protagonista de una de las jornadas de mayor afluencia de público de la FLM

EFE
7/06/2008 - 5:23

Madrid, 7 jun (EFE).- Cuando no se han cumplido los dos meses desde que llegó a las librerías, "El juego del ángel" se ha convertido en uno de los libros más vendidos en varios países, aunque todavía es pronto para valorar su acogida en opinión de su autor Carlos Ruiz Zafón.

En un pabellón, el Martín Gaite, completamente lleno de seguidores de uno los escritores más leídos en los últimos tiempos, Ruiz Zafón mantuvo una conversación sobre su obra con la periodista Olga Viza, encuentro celebrado en el marco de la Feria del Libro donde el escritor barcelonés tiene hoy una cita para firmar ejemplares.

En estos casi dos meses transcurridos desde la publicación del libro, a Ruiz Zafón le han llegado todo tipo de reacciones. Algunas desconcertadas por los elementos de fantasía que hay en la novela que no estaban presentes o lo estaban en menor medida en "La sombra del viento", ya que la comparación entre ambas obras, publicadas por Planeta, es inevitable, aunque, según el autor, su última novela tiene otro tono, otros elementos e intenta hacer cosas diferentes.

"La sombra del viento ya existe, está escrito y por lo tanto no voy a intentar escribir el mismo libro dos veces", a pesar de que existen muchos puntos y elementos de conexión, afirmó el escritor quien consideró que, aunque es pronto para valorar, las reacciones a su última novela son las esperadas.

"Y confirman que el libro hace lo que yo quería que hiciera. En algunos casos confunde, en otros recuerda cosas, en algunos rompe una preconcepción que podía haber, en otros confirma. La acogida en general es positiva y generosa, incluso entre aquellos lectores que por gusto o tradición literaria no se sienten próximos a estos elementos fantásticos, de misterio o de novela negra".

Estos elementos de fantasía han sido utilizados por Zafón en otros libros anteriores a "La sombra del viento", por lo que a los lectores que le conocían desde antes no les ha sorprendido.

En "El juego del ángel" hay un poco de todo, "busca provocar una reacción en el lector, no dejarle indiferente. Creo que es interesante que la lectura del libro no se acabe en el momento que acabamos el texto y cerramos el libro", sino que continúe, que sea un proceso y se plantee el debate.

"El juego del ángel intenta ser un poco eso. La sombra es un libro mucho más amable con el lector, lo cerraba todo. He creído interesante involucrar al lector y ponerle en una situación un poco más incomoda".

Esta situación a no todos agrada, "es inevitable", pero para el autor cada libro tiene su propia naturaleza. "He intentado ser honesto con la naturaleza de la historia y de la novela y llevarlas hasta las últimas consecuencias sabiendo que probablemente era una decisión arriesgada".

El planteamiento, "aunque todavía es prematuro valorarlo", es mejor aceptado "en la medida en que los lectores son más jóvenes y están acostumbrados o han crecido en una tradición literaria que viene del cine, de la televisión, en la que los elementos de fantasía y fabulación no son extraños, no se sienten confundidos. Cuando los lectores son más mayores o no han tenido la tradición literaria de estos géneros, más extraño parece".

En cuanto a la resolución del relato, Carlos Ruiz Zafón señaló que él tiene "una decisión emotiva, que es la que si fuera lector de la novela elegiría, pero no la quiero imponer al lector. Lo divertido del juego es que sea el lector el que decida, que tenga que ir acabando y reconstruyendo elementos de la novela, que le da todas las piezas, pero cómo se acaban ensamblando algunas de esas piezas, es decisión suya".

Mientras se desarrollaba este encuentro, el paseo de Coches del Retiro recibía a los numerosos de visitantes que disfrutaban de una de las mañanas más lúdicas de las que cada año se dan cita en Madrid.

Los triunfadores indiscutibles de la jornada, además de Ruiz Zafón, fueron "Mortadelo y Filemón" y "El corazón helado" de Almudena Grandes. En una carpa especial, en la que se sitúan los autores que se prevé más lectores vayan a atender, Ibañez no cesó de firmar ejemplares a los pacientes lectores que esperaban en una larga, pero ordenada, cola.

Otras noticias

Contenido patrocinado