Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un click, descargue gratis su edición de elEconomista

Victoria González Torralba viaja a los orígenes del comisario Méndez

EFE
18/03/2017 - 11:55

Barcelona, 18 mar (EFE).- La escritora Victoria González Torralba retoma el comisario Méndez, el personaje creado por su padre, Francisco González Ledesma, en la novela "Llámame Méndez", "una especie de precuela en la que se explica el origen del cinismo y de la preocupación social del policía barcelonés".

En una entrevista concedida a Efe, González Torralba señala que "la precuela era una idea que habíamos hablado con mi padre hace mucho tiempo, porque Méndez ya aparece con una vida hecha, una personalidad muy definida, pero no sabíamos por qué era así". Sin embargo, esa idea se había ido aplazando porque Francisco González Ledesma "siempre tenía varias novelas en la cabeza".

La oportunidad surgió cuando la autora tuvo tiempo y oportunidad de sumergirse en el personaje después de colaborar en la última novela de González Ledesma, "Peores maneras de morir": "Al meterme en el ajo de escribir a Méndez, pensé que era el momento de materializar esa idea que había quedado en el aire".

La periodista y escritora había sido una lectora de las novelas de su padre, "nunca antes de que se publicaran", y aunque no lo hacía por obligación, sentía el deber. "Siempre he sido crítica, en todos los aspectos, como también él era crítico conmigo".

Confiesa Victoria González que a ella Méndez le parecía "demasiado cínico y un tipo que es ajeno totalmente al universo femenino" en consonancia con una de las críticas que siempre se ha hecho al género: "las mujeres o son fatales o prostitutas".

"Llámame Méndez" (Planeta) lleva al lector a la Barcelona de 1945, donde un Ricardo Méndez de 17 años investiga el asesinato de su novia, mucho antes de decidir ser policía.

Y hace ese viaje iniciático de la mano del comisario de policía, Laureano Castañeda, falangista, que participó en la División Azul y que está desencantado con el régimen, que persigue a comunistas y anarquistas; y uno de estos, Raimundo, tutor de Méndez desde que quedara huérfano en la Guerra Civil española.

"Llevar la acción a la Barcelona de 1945, cuando Méndez no es policía, era un truco, porque para implicarlo en la trama y en la investigación sólo podía ser por que intentara descubrir quién había asesinado a una chica de la que él estaba enamorado", comenta la autora, quien recuerda que "1945 es también un año que podía haber cambiado la historia de España si los aliados hubieran ayudado a la República".

Para dibujar el personaje de Raimundo, González Torralba pensó en "Méndez como un solitario, que ama los libros y esa tradición le venía de su tutor, un antiguo profesor republicano; y fue a partir de Castañeda y Raimundo que se explica que el protagonista de la serie tenga unas determinadas formas policiales por haber vivido en la dictadura, pero conserve un ideario de izquierdas".

Retrotraerse a la adolescencia de Méndez era también la oportunidad para la escritora de "retratar la infancia y adolescencia de mi padre, describir el mismo escenario en el que se movió" e incluso hay un momento en el que coinciden los dos y convierte a su padre en personaje literario.

Para la descripción de la Barcelona de la época y los bajos fondos del Poble Sec y el barrio chino, González Torralba se ha basado bastante en lo que le contaba su padre y en sus memorias narradas en "Historias de mis calles".

Piensa la autora que con "Llámame Méndez" "se cierra el círculo", pues "las historias de Méndez ya se habían contado y en la última novela de mi padre cayó abatido, por lo que ahora pienso que no tendrá continuidad".

Matiza que "si hubiera de seguir la saga, sería más fácil con algún otro personaje como Laureano Castañeda, un comisario que ha luchado por sus ideas, está convencido de que hay que acabar con el comunismo, es seguidor de José Antonio, es antipático, solitario y con mucha amargura, porque cuando regresa a España hay una dictadura que no es lo que había imaginado y hay demasiado gente viviendo del estraperlo", comenta González Torralba.

La periodista asegura que le gusta escribir y su intención es seguir, pero no sabe si seguirá en el género que consagró a su padre, y "quizá lo fácil es que cambie el registro".

Como lectora, sus gustos son dispares y, de hecho, actualmente está leyendo a Rafael Chirbes, le gusta Landero y Javier Cercas. "Me gusta un buen libro y me gusta encontrarlo".

Otras noticias

Contenido patrocinado