Buscar

DESTACAMOS
Fernando Torres sale al rescate de un Atlético que supera al Valencia en la tabla y sueña con LaLiga

Casi 170 editoriales españolas participan en la Feria del Libro de Fráncfort

EFE
11/10/2017 - 17:57

Fráncfort (Alemania), 11 oct (EFE).- Un total de 168 editoriales españolas participan este año en la Feria del Libro de Fráncfort, con pabellones propios o agrupadas en el recinto de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), dijo hoy en una entrevista con Efe el director ejecutivo de esa asociación, Antonio María Ávila.

La feria, que abrió hoy sus puertas al público en la ciudad alemana, espera este año un significativo crecimiento de la negociación de derechos editoriales, según sus organizadores.

El responsable de la asociación que representa a la industria editorial del libro español, destacó a Efe que el sector lleva ya dos o tres años creciendo y ha comenzado a superar la crisis que le afectó considerablemente.

"La crisis fue muy dura, se perdió prácticamente el 40 por ciento del mercado desde 2008 a 2014", afirmó Ávila y explicó que a partir de ese último año se creció ya un 0,6 por ciento, en 2015 un 2,6, el año pasado un 2,7 y para 2017 se estima un aumento cercano al 3 por ciento.

Con el crecimiento previsto este año el sector recuperará cerca de un 20 por ciento de lo perdido en los años más duros de la crisis pero aún les queda otro 20 por ciento por equilibrar respecto a las cifras anteriores a 2008.

El recorte de los servicios públicos relacionados con la lectura, de las asignaciones presupuestarias a las bibliotecas públicas o de las ayudas a las familias para la compra de libros de texto, unido a la caída general del consumo durante la crisis y la piratería fueron los principales responsables de las fuertes pérdidas sufridas por el mundo editorial, indicó Ávila.

Las pérdidas del sector en esos años se estiman en cerca de 1.000 millones de euros, según la FGEE.

El responsable de la federación española coincidió con otros representantes del mundo editorial internacional en que se está asistiendo a una "fatiga digital" en relación con el libro electrónico en beneficio del libro impreso, del que en la Feria del Libro de Fráncfort se habla ya de un renacimiento.

"El libro electrónico es un canal de comunicación nuevo que no ha dejado de crecer, pero al final representa solo el cinco por ciento de la facturación", subrayó Ávila.

Además, destacó que el sector digital necesita una gran inversión y señaló que, aunque las editoriales españolas han invertido "muchísimo" en él, "no hay retorno y eso disuade a muchos pequeños editores".

"Me pasaban un estudio del mercado norteamericano donde a la caída digital le llamaban la fatiga digital, yo creo que sí hay una cierta fatiga digital", consideró tras precisar que es un instrumento "muy útil" para determinados subsectores como los de la edición jurídica, científico-técnica o podría serlo en un futuro para el enciclopédico.

"Pero quien está financiándolo es el papel, el papel es el que está aguantando todo", recalcó.

El directivo español consideró que el libro electrónico es útil para, por ejemplo, leer un documento de trabajo, pero resaltó que muchos estudios indican que "psicológicamente, para centrarse en una lectura profunda, parece que hay algo incompatible entre la mente humana y la pantalla para la comprensión, que pone en marcha menos células grises".

Además, apuntó otra cuestión, a su juicio, "más grave" en relación con la lectura digital: "está uno controlado, hay un aparato que sabe lo que uno lee, cuándo lee, cómo lee, qué subraya, con lo que ahí la intimidad queda tocada".

Respecto a la comercialización de derechos editoriales, uno de los puntos centrales de la cita de Fráncfort, las editoriales españolas venden especialmente obras de ficción, tanto para adultos como infantiles y juveniles, especialmente a países europeos y asiáticos, según el responsable de la FGEE.

En cuanto a las compras, los agentes y editores españoles se concentran, además de igualmente en la ficción o el ensayo, en el sector científico técnico, según Ávila.

"Estamos haciendo un esfuerzo para dar a conocer la edición científico técnica española, que es muy buena, pero digamos que no nos visualizan todavía fuera", afirmó.

Además de las cerca de 40 editoriales agrupadas en el estand de la federación de editores españoles y los recintos propios de que disponen muchas grandes y medianas empresas de edición en Fráncfort también disponen de espacio propio las comunidades autónomas con lengua propia distinta del castellano, como Galicia, Cataluña o el País Vasco.

Otras noticias

Contenido patrocinado