Buscar

Muere Sue Grafton, escritora estadounidense de novela negra, a causa de un cáncer

EFE.jpg
EFE
30/12/2017 - 18:25

Sue Grafton, escritora estadounidense de novela negra conocida por su serie de libros sobre la detective Kinsey Millhone, falleció el jueves a los 77 años por un cáncer que padecía desde hacía dos años, según informó su hija Jamie en el perfil oficial de Facebook de la novelista. La nota de la familia explicó que Grafton murió rodeada por su esposo, Steve, y otros seres queridos.

Nacida el 24 de abril de 1940 en Louisville (Kentucky, Estados Unidos), Grafton adquirió fama dentro de los amantes de la novela negra por su serie alfabética protagonizada por la investigadora privada Kinsey Millhone, en la que el título de cada libro comenzaba con una letra diferente.

Este ambicioso proyecto literario comenzó con A is for Alibi (1982) y continuó en orden alfabético hasta el que fue su último libro, Y is for Yesterday, que se publicó este año. Grafton se quedó a solo un libro, el que tendría que haber titulado usando la letra zeta, de completar su serie alfabética.

Su familia indicó hoy que Grafton era firme a la hora de rechazar que sus novelas se adaptaran al cine o a la televisión y de negarse a que otro autor escribiera en su nombre o usando sus personajes, por lo que en lo que ellos atañe afirmaron que la serie alfabética concluirá con Y is for Yesterday.

La escritora ambientaba sus novelas en una ciudad californiana ficticia llamada Santa Teresa. Grafton se licenció en Literatura Inglesa y trabajó como guionista de televisión y de cine. La novelista recibió, entre otros galardones, el premio Anthony Award y tres Shamus Awards. Según la web oficial de Grafton, sus libros han sido publicados en 28 países y en 26 idiomas diferentes.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

El flash: toda la última hora