Buscar

Sonia, las andanzas por Barcelona de una Bridget Jones a lo "Sexo en NY"

EFE
13/05/2018 - 10:40

Barcelona, 12 may (EFE).- Una Bridget Jones de l'Eixample que podría congeniar con las "almodovarianas" Pepi, Luci y Bom o las chicas de "Sexo en NY". Se llama Sonia, es tímida, vulnerable y protagoniza "Sonia y el ladrón de besos", novela coral en una Barcelona femenina, "milenial" y con banda sonora de los ochenta.

Firmada con el pseudónimo Eva D.Island, "Sonia y el ladrón de besos" (Editorial Titania) es una novela a caballo entre el humor, la ironía, las ilusiones del amor y los desengaños, todo ello bajo un prisma femenino que Sonia y sus amigas, las "pipicañeras", protagonizan en una Barcelona actual pero a la vez intemporal.

Para Eva, la novela con la que debuta es, según afirma a EFE, "como la vida misma. Hay ratos de todo, de cruda realidad, de seriedad, de ligereza, de diversión, de introspección y de alegría desatada. La vida es caleidoscópica y hay un tiempo para todo".

El personaje de Sonia, reconoce, comparte algunos elementos con la popular Bridget Jones, como su "timidez, fragilidad e ilusiones. A veces mete la pata, les han hecho daño y son buenas personas, aunque algo cándidas. Diría que son mujeres en construcción".

Y también tiene algo de la Carrie Bradshaw y de sus amigas de "Sexo en Nueva York", transportadas en su búsqueda de la felicidad desde el Nueva York del cambio de siglo a la derecha del barrio de l'Eixample barcelonés.

La protagonista es una treintañera que trabaja en una biblioteca y no ha renunciado a encontrar el amor de su vida pese a un revés sentimental en un no muy lejano pasado. Su nuevo grupo de amigas, creado en torno al "pipican" de un parque, y su vecino escocés y gay le servirán tanto de animadores de este propósito como de paño de lágrimas en los momentos más bajos.

Y el amor le llega en una noche generosamente regada de Gintonics y en forma de un joven tocado con una gorra que le ofrece a ella y a una amiga un "tripiquilabing", un extraño juego amoroso consistente en un particular trío, pero sólo de besos.

Desde aquella noche, en la que el chico de la gorra desaparece sin dejar rastro, éste se convierte en una obsesión para Sonia, que con la complicidad de sus amigas sale a buscarlo por unas calles que recorren desde la Sagrada Familia a los puentes de Vallcarca y, por fin, al mar, al Port Vell, donde hallará a su elegido a bordo de un velero a punto de zarpar... ¿Con ella a bordo?.

Entretanto, el lector vivirá todas las fases de la metamorfosis de Sonia, sus cambios hormonales, físicos -en Barcelona no faltan gimnasios- e incluso de estilo, con ciertos guiños -incluso a su ropa interior- que recuerdan al personaje de Bridget Jones.

Y vive y explica Sonia esta metamorfosis arropada por sus amigas las "pipicañeras" un crisol de mujeres de todo el abanico de edades, profesiones y estilo que podrían entroncar sin chirriar con aquellas mujeres de la almodovariana Pepi Luci y Bom, una conexión que se produce por la música de los años ochenta que suena de fondo.

Las "pipicañeras" otorgan a la novela una visión caleidoscópica de la vida, siempre en género femenino, por el que desfilan personajes como la triunfadora y deslumbrante Estefi, la cincuentañera -y no cincuentona- Paz, la abogada casada Marta, la ejecutiva Carlota, elegante y fría, y la más joven Vicky, sobrina de Marta y, en comparación con el resto, una master en la combinación de sentido práctico y sentido común.

Convocadas en la terraza de Sonia, más pequeña que la de "Mujeres al borde de un ataque de nervios" pero lo suficientemente espaciosa para albergar cenas, copas y confidencias sin pelos en la lengua en las suaves noches barcelonesas, este grupo se conjurará para que la nueva vida de Sonia llegue a buen puerto.

Y de fondo, una música de los años ochenta, básicamente del género "disco" que a su vez sirvió de inspiración al autor/autora a la hora de confeccionar la novela, en la que los personajes masculinos, básicamente tres, se reparten a partes iguales el papel del amigo comprensivo, el del pelmazo y el del chico aparentemente ideal pero que esconde un pasado secreto.

Otras noticias

Contenido patrocinado