Buscar

Rinden homenaje en París a Max Aub, el diplomático que encargó el "Guernica"

EFE
7/06/2018 - 21:39

París, 7 jun (EFE).- El escritor, ensayista y diplomático Max Aub cuenta desde hoy con una placa en la puerta de la Embajada de España en París, un reconocimiento a su labor como agregado cultural español en Francia entre 1936 y 1937, cuando entre otras cosas encargó a Picasso que pintara el "Guernica".

"Es un reconocimiento a su labor de diplomático, que encargó el 'Guernica' y coordinó la realización del pabellón de España en la Exposición Internacional de 1937 en París", indicó el embajador español en Francia, Fernando Carderera.

Además de la obra de Picasso, la labor de Aub (París, 1903-Ciudad de México, 1972) permitió que aquel pabellón contara también con otras de Calder o Miró, recordó el representante diplomático español.

Se trata de la segunda placa que París dedica a Max Aub, que cuenta también con una en el domicilio donde pasó su infancia.

Teresa Álvarez Aub, nieta del escritor y presidenta de la fundación que lleva su nombre, aseguró que están tratando de que se ponga otra placa en el domicilio donde vivió en Valencia, pero todavía sin éxito.

"Estamos alegres, orgullosos, las dos placas que tiene están en París, esta que conmemora su labor como agregado cultural en una época crucial en la que hizo todo lo que pudo para obtener apoyo internacional a la República española", aseguró.

Agregó que si la primera placa que le dedicó la capital francesa fue "afectiva", esta muestra "la lealtad a la República, la de tratar de conseguir una ayuda en un momento en el que hacía mucha falta".

"Hicieron un esfuerzo enorme, todos. Con esto se le reconoce a él y a todo el grupo que lo intentó, por desgracia sin éxito", señaló.

Álvarez Aub señaló que su abuelo "no hablaba mucho de París" pero "le tenia cariño porque fue la ciudad donde empezó a ser independiente, la ciudad de su juventud".

Hijo de un alemán y una francesa afincados en París, donde nació en 1903, Aub se instaló en Valencia junto a su familia en 1914 huyendo de la Primera Guerra Mundial y, posteriormente, se exilió en México en 1939 cuando estalló la Segunda.

Aunque optó por la nacionalidad española, porque según recuerda su nieta decía que "uno es de donde hace el bachillerato", siempre guardó un gran recuerdo de París y a sus nietos les inscribió en el liceo francés de México, donde nacieron.

Álvarez Aub aseguró que en México siente que hay un mayor respeto por la figura de su abuelo que en España.

"A diferencia de España, en México le quieren muchísimo. La gente joven que ahora ocupa puestos relevantes en la cultura mexicana fueron mucho a su casa y les ayudó, era muy generoso, le encantaba estar con gente joven si eran inteligentes y con curiosidad. Todos tienen un recuerdo de él muy afectuoso", indicó.

Otras noticias

Contenido patrocinado