Buscar

Las cooperativas gestionan 700 millones euros a través de sus secciones de crédito

EFE
7/06/2008 - 12:16

Barcelona, 7 jun (EFE).- Las cooperativas agrícolas catalanas gestionan unos 700 millones de euros de depósitos a través de sus 117 secciones de crédito, con un incremento anual de un 10%, según datos del pasado año facilitados por la cooperativa de segundo grado ACS, vinculada a la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña.

El técnico de la ACS Àngel Balagué ha explicado a Efe que las secciones de crédito de las cooperativas agrícolas catalanas gozan actualmente de buena salud y que sólo alguna de ellas atraviesa por una época de dificultad debido a la situación también delicada de la cooperativa.

Este es el caso de la sección de crédito de la cooperativa de Almenar (Lleida), que está en crisis por el proceso concursal al que se ha visto abocado el matadero Codilma, del que la cooperativa leridana poseía el 70%.

Aparte de este caso y del de la cooperativa de Artesa de Segre (Lleida), que se hizo cargo de la empresa l'Agudana, y que también ha atravesado una situación complicada por esta compra, "se pueden contar con los dedos de una mano" las secciones de crédito que han registrado problemas económicos, asegura Balagué.

El técnico de la ACS, una entidad que ofrece asesoramiento a las secciones de crédito, ha precisado que en anteriores situaciones de crisis se ha optado por las absorciones o fusiones por parte de otra cooperativa más potente, como por ejemplo sucedió en el caso de la de Vilafranca del Penedès (Barcelona), que fue adquirida por Covides (Cooperativa Vinícola del Penedès).

A pesar de todo, la administración catalana está preocupada con los últimos casos de problemas financieros de las secciones de crédito y de las mismas cooperativas y en la nueva Ley que está en proceso de elaboración quiere restringir los servicios cooperativos sólo a las personas que tienen actividad agraria.

Àngel Balagué opina que esta desconfianza de la administración "es comprensible" y se ha mostrado partidario de incrementar el autocontrol y facilitar más datos económicos, consensuando los modelos de balanzas y las órdenes de contabilidad, por ejemplo, aunque teniendo en cuenta el papel "fundamental" de las secciones en algunas localidades.

"Hay que tener en cuenta -ha apuntado- que en 24 pueblos catalanes, de los que 16 están en la provincia de Tarragona y 8 en la de Lleida, sólo existe la sección de crédito de la cooperativa y ninguna otra entidad bancaria", por lo que todas las operaciones las realiza la cooperativa.

Las secciones de crédito no buscan la rentabilidad como primera razón de su existencia, dice el técnico cooperativo, a diferencia de lo que sucede con las entidades bancarias y de ahorro, por lo que son básicas para los payeses a la hora de invertir en determinados proyectos que no tendrían futuro de otra manera.

La inversión crediticia de las secciones ascendió el pasado año a unos 200 millones de euros, unas cifra que no se puede comparar con la actividad del resto de entidades financieras porque en éstas el tema agrícola se valora de forma más residual y no se sitúa en primer lugar a la hora de otorgar créditos, ha indicado.

El técnico de la ACS precisa que las secciones de crédito no funcionan todas de la misma manera y, así, mientras las de Lleida trabajan mayoritariamente con los socios como una actividad complementaria de la cooperativa, las de Tarragona "salen" a buscar al socio colaborador que no tiene porque ser payés.

Según datos de la ACS, creada en el seno de la Federación de Cooperativas Agrícolas de Cataluña (FCAC), la facturación por cooperativa asciende a los 19,7 millones de euros en Lleida, con depósitos de 6 millones y prestamos a socios y a la propia cooperativa por valor de otros 2,6 millones.

Contenido patrocinado

Otras noticias