Buscar

Amazonia: Greenpeace prevé que Brasil no reducirá deforestación en 2008

AFP
6/03/2008 - 19:15

Greenpeace prevé que Brasil no conseguirá reducir la tasa de deforestación amazónica en 2008, afirmó este miércoles el ingeniero Marcelo Marquesini, de la Campaña de la Amazonia promovida por la organización no gubernamental.

"La tasa de deforestación (de la Amazonia) quedará igual durante 2008, o aumentará levemente en relación al período 2006-2007", declaró el militante de Greenpeace en conferencia de prensa.

El gobierno brasileño se encuentra en lucha para contener el aumento de la deforestación de la Amazonia, pulmón verde del planeta que entre agosto y diciembre últimos sufrió la devastación de 7.000 km2.

"Los estudios de campo demuestran que hay áreas más deforestadas de lo que muestra el satélite, por causa de las nubes. Hay regiones totalmente cubiertas que no tuvieron imágenes satelitales por cuatro años", alertó Paulo Adario, coordinador de la Campaña de la Amazonia.

Greenpeace responsabilizó al gobierno por el incumplimiento del Plan de Acción para la Prevención y Control de la Deforestación en la Amazonia Legal, fundamentalmente por "falta de coordinación ejecutiva y política", dijo Marquesini.

El ambientalista reclamó "adoptar metas reales de deforestación", que en el Plan de Acción no están incluidas, y aseguró que "el gobierno sabe que no tiene capacidad real de control (de la deforestación), o todavía no quiere tenerla".

Marquesini propuso mecanismos económicos de control "más robustos" así como "apretar el cerco" contra los que deforestan, aunque admitió que para instrumentar el plan de acción "se necesita un ejército de personas", del que actualmente no se dispone.

Precisamente, el gobierno anunció el miércoles nuevas medidas que prevén el embargo inmediato de tierras deforestadas y duplican las multas contra los infractores de las leyes de defensa del medioambiente, pasando de 2.500 dólares por hectárea deforestada a 5.000 dólares.

Adario reconoció que "la tarea de control de la deforestación es mayor que un gobierno, y debe envolver a la sociedad civil. Exige presión social, pero sin la fijación de metas, eso es muy difícil".

Ambos militantes verdes exigieron un registro de propiedades de la Amazonia -que se estima puede demorar 30 años- sin el cual sería imposible controlar el cumplimiento de la norma que exige conservar una reserva forestal de 80% de la superficie de las tierras privadas.

"Los propietarios evitan registrar sus propiedades para evitar el control. Y no hay políticas públicas ambientales posibles sin ese registro. Sin registro será muy difícil instrumentar el resto del plan", enfatizó Adario.

"Brasil no sabe quién es quién, ni donde está quién en la Amazonia. La urgencia de un registro de propiedades no puede esperar 30 años", concluyó Marquesini.

uf/aic

Contenido patrocinado

Otras noticias