Buscar

Cada día muere un tigre a manos de furtivos

Loles Silva
12/03/2008 - 19:31

La población de tigres en el mundo ha disminuido de forma alarmante en los últimos años, así lo advierte el Fondo Mundial por la Naturaleza, denunciando principalmente la caza ilegal de estos felinos.

"Quedan unos 3.500 tigres en todo el mundo", ha declarado Bivash Pandav, especialista del WWF, precisando que "hace cinco años, la estimación era de entre 5.500 y 6.000".

"La mayor población está en India, y ahora se calcula en unos 1.400. Esto representa un declive del 60% si se lo compara con la estimación precedente que se remonta a hace 3 o 4 años".

Cada día un tigre muere a manos de los furtivos

Los cazadores furtivos, la destrucción del medio natural de estos felinos y la caza por el hombre de sus presas son las tres principales causas de esta alarmante disminución, según Pandav.

Hace cien años, unos 40.000 tigres poblaban el continente indio. De nueve subespecies de tigres, tres ya desaparecieron completamente y las seis restantes "están fuertemente amenazadas" de extinción, ha afirmado la organización ecologista.

La situación de la especie se encuentra en situación crítica en opinión de los expertos. La caza ilegal responde principalmente a la demanda de huesos de tigre utilizados en la medicina tradicional china. Es la razón inmediata del declive de la población de tigres.

En el mercado chino, un tigre muerto puede valer "decenas de miles de dólares", ha afirmado el WWF.

Asimismo, el hombre destruye el hábitat natural de los tigres salvajes, un fenómeno particularmente visible en el sureste asiático, en países como Indonesia y la Malasia peninsular.

Esperanzas para la especie

Son muchos los que consideran que simplemente dejando un respiro a estos felinos, podríamos garantizar su supervivencia ya que son animales que se reproducen rápidamente y de forma prolífica. Además cuentan con una gran resistencia genética

Pero para ello se deben darse varias condiciones: que los tigres dispongan de selva, que encuentren alimentos y que su hábitat no se vea perturbado.

Concienciar a China y a Estados Unidos

Según Pandav, una de las prioridades actuales para proteger a estos animales es "presionar a China" para que no autorice el comercio de productos derivados de los tigres, que actualmente está prohibido.

Pero actualmente el Gobierno chino prevé activamente legalizar este comercio y si lo hace la demanda de tigres salvajes aumentará considerablemente. Esto representará la muerte anunciada para los tigres salvajes.
El especialista del WWF subrayó que Estados Unidos es, después de China, el segundo país consumidor de productos derivados del tigre.


Otras noticias

Contenido patrocinado