Buscar

Decepción de ecologistas y agricultores por la fusión ministerial

Javier Martín
9:17 - 14/04/2008

La decisión del Presidente del Gobierno de integrar agricultura, pesca y medioambiente en el nuevo Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino no ha sentado nada bien ni a los ecologistas ni a los agricultores. Consideran que se trata de un auténtico desguace.

Todos coinciden en expresar sus temores ante el posible retroceso en la defensa del medio ambiente y en los pasos para afrontar el cambio climático ante la integración de las competencias, pero además que el nuevo Ministerio sea liderado por Elena Espinosa crispa más los ánimos, ya que su gestión en agricultura no ha sido bien valorada ni por los agricultores ni por los ecologistas, las políticas que ha llevado a cabo, dirigidas a mejorar la producción de materias primas que no han respetado la conservación de los recursos marinos, no gustan a nadie.

Un paso atrás

El Ministerio de Medio Ambiente fue creado como tal, con entidad propia, por José María Aznar en su primer gabinete. Antes de 1996 las competencias de conservación de la naturaleza correspondían a Agricultura. A lo largo de doce años el Ministerio de Medio Ambiente ha ido paulatinamente ganado presencia política, poco a poco y siempre a remolque de otros departamentos con más peso económico y productivo.

En opinión de los ecologistas durante los últimos cuatro años, el Ministerio ha jugado un papel fundamental y definitivo, especialmente en la protección de la biodiversidad y ha determinado la política con respecto al cambio climático. Con esta decisión se hace retroceder las políticas de medio ambiente a la situación en la que estaban en los años 90, divididos entre varios ministerios. Las organizaciones ecologistas han defendido sin éxito la creación de una vicepresidencia de Sostenibilidad que coordinase las políticas de todos los ministerios relativas al medio ambiente.

En 2004 Zapatero nombró ministra a Cristina Narbona, conservacionista convencida, a la que todas las quinielas la mantenían en su ministerio para la actual legislatura. El presidente del Gobierno, ha subrayado en más de una ocasión que mantiene con ella una relación de confianza muy intensa, pero finalmente Narbona se queda fuera.

Un momento crítico para el Medio Ambiente

La fusión de ministerios sorprende aun más, cuando el mismo Zapatero ha reiterado en numerosas ocasiones su tremenda preocupación e interés por solucionar temas referentes al cambio climático o a las energías renovables

Algo que ahora le recuerdan los ecologistas. Critican que se suprima Medio Ambiente cuando España se enfrenta a la lucha contra el calentamiento global y el cumplimiento del Protocolo de Kyoto, al tiempo que apuntan la posibilidad de que el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, haya relegado la defensa del medio ambiente a un segundo plano.

"Con experiencias de este tipo el medio ambiente siempre sale perdiendo", pronostica el secretario general de WWW/Adena, Juan Carlos del Olmo, que consideró "un mal pago, un castigo" la destitución de Cristina Narbona.

Juan López de Uralde, Director de Greenpeace afirma también, “que esta decisión es un grave error de Zapatero nada más comenzar la legislatura, que decepcionará a muchos ciudadanos preocupados por el medio ambiente en un momento en el que lo que hace falta es liderazgo en esta materia. No nos cabe duda de que las consecuencias de esta decisión serán muy negativas para nuestro entorno”. “Nos preguntamos si esto es lo que ha aprendido Zapatero de sus asesores internacionales como Rifkin o Al Gore."

¿Qué interés primará más?

Por su parte, las organizaciones agrarias expresaron sus temores de que Elena Espinosa priorice el respeto al Medio Ambiente en detrimento de la actividad en el campo. Los responsables de Asaja, COAG y UPA coincidieron en lamentar que el Departamento que liderará Espinosa haya perdido el nombre de 'Agricultura', lo que, a su juicio, supondrá una merma de la representatividad de la agricultura, tanto a escala nacional como europea y apunta a la posibilidad de que las competencias e intereses de Medio Ambiente prevalezcan sobre los agrarios y pesqueros.

'No me parece bien que le quiten el nombre de Agricultura a un Ministerio que lo ha llevado desde la década de los 30, quizá sea porque la defensa del campo irá desde ahora en adelante por otros derroteros más de moda en la actualidad', consideró el presidente de Asaja, Pedro Barato, mientras que el secretario general de UPA, Lorenzo Rampos, se preguntó "¿por qué si todos los países europeos tienen un Ministerio de Agricultura nosotros no?". Por su parte, el presidente de COAG, Miguel López, dijo desconfiar de Espinosa, porque 'las personas cambian de actividad y de actitud según el cargo y la responsabilidad asumida'.

La campaña prometía

Tal era la confianza que los ecologistas le dieron a Zapatero, que el pasado 31 de Marzo, las principales organizaciones ecologistas llegaron a solicitar al presidente la creación de un Superministerio de Medio Ambiente,con competencias mucho más amplias y mayores recursos, capaz de enfrentar los enormes desafíos ambientales de España y del planeta.

Las organizaciones ecologistas apelaron a la necesidad de un Ministerio de Medio Ambiente reforzado que profundizara en los avances logrados en la anterior legislatura y que, sobre todo, pueda enfrentar con las competencias y recursos necesarios los principales retos en materia de política ambiental.

Un programa por la Tierra

Así, las organizaciones, que el pasado 22 de enero presentaron el documento “Un Programa por la Tierra”, con 84 propuestas para ser tenidas en cuenta por gobierno y oposición en materia de cambio climático y energía, transporte, biodiversidad y agua, entre otras, ven ahora como todos sus objetivos se van al traste.

Eran grandes propósitos y aspiraciones que ahora parecen que se desvanecen en un inmenso ministerio con demasiadas competencias, problemas y frentes abiertos.


Contenido patrocinado

Otras noticias