Buscar

Uno de los organismos marinos más peligrosos: la carabela portuguesa

Loles Silva
7:23 - 8/07/2008
Iluistración de una carebela portuguesa. Imagen: Encarta

Los expertos afirman que las fuertes lluvias de la primavera nos iban a librar de las temidas medusas, pero no ha sido así. En las playas de España ya se han localizado bancos de medusas, pero en el litoral Cantábrico, a 20 millas de la costa, se han avistado bancos de uno de los organismos más tóxicos, la llamada carabela portuguesa.

La Physalia physalis o carabela portuguesa parece una especie de medusa pero no lo es. Es una colonia de pólipos que se caracteriza por sus grandes tentáculos provistos de cientos de células, llamadas nematocistos, a través de los cuales inyecta su tóxico o veneno.

La toxina secretada por estas células es, igual como sucede con otros venenos animales, una mezcla de enzimas.

Una toxicidad similar a la de la cobra

Esta combinación constituye una neurotoxina con una toxicidad semejante al 75% de la del veneno de la cobra. Los nematocistos pueden permanecer activos e incluso actuar aunque la carabela portuguesa esté moribunda o muerta.

La picadura de esta especie de color azul, que erróneamente se asocia con la familia de las medusas, puede provocar en la persona un intenso dolor y, en algunos individuos, provoca problemas respiratorios e, incluso, una parada cardiaca. Los más vulnerables, los niños y las personas con problemas de corazón.

La presencia de esta especie, propia de los mares tropicales, en la costa cantábrica no es rara ni anómala aunque sí es cierto, según los expertos, que suele ser menos habitual que en aguas más cálidas.

La carabela portuguesa flota, gracias a una vejiga de colores brillantes llena de gas, y no nada como las medusas, pero los bañistas suelen confundirlas.

El calentamiento del mar

Hace cuatro años ya apareció en las costas del Cantábrico e incluso se tuvieron que cerrar algunas playas. De momento se mantienen alejadas de las playas, pero los expertos no saben los que puede pasar, se mueven con las corrientes marinas al igual que las medusas.

Su imagen impone. Los ejemplares de esta especie tienen un velamen de irisaciones azules, violáceas y rojizas y unos tentáculos que, en los ejemplares de más magnitud, pueden llegar a los 35 metros.

La temperatura del Cantábrico ha subido entre 0,5 y 0,7 grados en los últimos diez años. En el Golfo de Vizcaya, por poner un ejemplo, en la costa de San Sebastián, el termómetro ha llegado a marcar los 27,5 grados. Los pescadores asturianos de la costera del bonito aseguran que la temperatura en los bancos donde realizan las capturas se sitúa actualmente en los 21 grados cuando no debería superar los 19 ó 20.

Nuevas especies en nuestros mares

El calentamiento de los mares esta provocando que de forma esporádica lleguen a nuestros mares especies tropicales hasta ahora desconocidas en el litoral español.

Los pescadores han sido los primeros en dar la voz de alarma, han llegado hasta sus redes numerosos peces tropicales que ellos desconocían. Pero los científicos se muestran más tranquilos. Consideran que es algo esporádico, propio de estas fechas y de momento muy controlado.

Por si acaso Protección Civil esta avisada y en alerta. Se aconseja a la población que si ven a una carabela portuguesa se avise a los socorristas o a las autoridades.

En caso de picadura, los expertos recomiendan que se proceda a retirar del bañista los tentáculos, que se limpie la zona afectada con agua, aplicando para el dolor hielo o amoniaco. Si se observasen problemas respiratorios se debería proceder a su traslado urgente a un centro hospitalario.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
08-07-2008 / 13:08
francisco
Puntuación 0

Yo las he visto en un reportaje de naturaleza de la BBC y son peligrosisimas. Pican hasta muertas y el dolor es terrible. Tendrían que poner redes en las playas