Buscar

DESTACAMOS
Muere a los 69 años Gregg Allman, leyenda del rock

La cabra cíclope que se ha convertido en un milagro para una aldea de la India

19/05/2017 - 17:48
  • La ciclopía es una malformación congénita que afecta a uno de 16.000
  • El cabrito ya lleva nueve días con vida, lo que se considera un milagro
Más noticias sobre:

El pasado 10 de mayo, los aldeanos de Assam, un pueblo al noreste de la India, presenciaron lo que pronto calificaron como "un milagro". Una de las cabras de la zona dio a luz a un cabrito muy especial: tenía un solo ojo, como los cíclopes, una criatura de la mitología griega.

Pero lo que es verdaderamente un milagro, dejando a un lado el aspecto físico, es que el animal haya vivido más de una semana con esta malformación conocida como ciclopía. Los ejemplares que la suele sufrir, uno de cada 16.000, mueren normalmente antes incluso de nacer o en las horas posteriores. Sin embargo, este cabrito ya lleva nueve días con vida.

La ciclopía es una malformación congénita caracterizada por la presencia de una única órbita facial o "pseudo-órbita", producto de la fallida división de la cavidad orbitaria en dos órbitas en el prosencéfalo durante la fase de desarrollo del embrión.

La ciclopía suele ir acompañada de otras deformidades físicas. Al cabrito también le falta las pestañas, los párpados, una oreja y varios dientes. Su mandíbula es demasiado corta y su nariz no está del todo desarrollada.

Los lugareños han visto en el animal un ser divino, así que el pueblo ha recibido en los últimos días la visita de decenas de curiosos que no se resisten a ser testigos del "milagro". "Creo que esta cabra traerá suerte a mi casa", ha dicho el dueño de la cabra.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.