Buscar

El Taj Majal se tiñe de amarillo y verde por la contaminación

22/05/2018 - 11:32
  • Ecologistas denuncian el deterioro del monumento
La contaminación tiñe de amarillo y verde el legendario monumento Foto: EFE

El mítico palacio blanco ve como su mármol blanco ya no es impoluto, al contrario, el sucio aire de la ciudad india de Agra, la octava más contaminada del mundo, está volviendo amarillo y verde el níveo mármol con el que se construyó el Taj Mahal, una de las siete Maravillas del Mundo.

La ubicación de esta maravilla del mundo no es nada idilica, el monumento se situa junto al río Yamuna, por el que discurren más desperdicios que agua, está lleno de basuras y a menudo se ve envuelto por el polvo y la contaminación de las chimeneas y los vehículos de Agra, en el norte de India. La sequía del río, en el que se vierten las aguas fecales de la ciudad de Agra, es además un fantástico habitat de cría para insectos que depositan excrementos sobre el mármol del palacio, según ha denunciado M.C. Mehta, abogado ecologista ante el Tribunal Supremo de India.

El Supremo ha criticado al Gobierno indio por no hacer lo suficiente para preservar el monumento, construido por el emperador mogol Shah Jahan como mausoleo para su esposa Mumtaz Mahal.

"Si los científicos indios y los conservacionistas no pueden hacer las cosas, deberían ser capaces de contactar con expertos internacionales o conservacionistas, que puedan venir y que estén felices de ayudar", ha defendido el abogado M.C. Mehta, que lleva tres décadas luchando por preservar el Taj Mahal de la contaminación.

Los restauradores han estado usando una pasta de arcilla mineral para limpiar el mármol con la que se eliminan las impurezas de la superficie y luego se limpian con agua.

Los activistas también están preocupados por nivel freático en retroceso en Agra pueda debilitar los cimientos de madera del edificio. También genera preocupación las carreteras atestadas de vehículos contaminantes y la creciente construcción en torno al mausoleo.

Detrás del Taj Mahal, hay un vertedero en el que se acumulan bolsas de plástico y basura junto al río mientras el humo emerge de una chimenea en la distancia. Fuera del complejo del monumento, un grupo de personas se concentra junto a una pira funeraria.

El cambio en el color no se ha producido de la noche a la mañana. Los ecologistas e historiadores llevan tiempo advirtiendo del riesgo de que el hollín y los humos de las fábricas y curtidurías ensucien el monumento.

La Corte Suprema india ordenó hace diez años, con el fin de preservar el monumento, el trasladao o cierre de fundiciones e industrias del vidrio y el ladrillo que se encontraban cerca del monunmento. Además, en los alrededores del mausoleo se permite sólo la circulación de vehículos eléctricos, sin emisiones de Co2. La calidad del aire se mide con frecuencia.

No obstante, "la sedimentación de partículas en suspensión sobre el mármol blanco del Taj Mahal le está confiriendo un tono amarillo a la superficie", lamentó un informe parlamentario cuyas conclusiones fueron publicadas por el periódico Times of India.

La comisión parlamentaria recomienda la aplicación de un tratamiento a base de arcilla sobre la fachada del monumento para limpiar una parte de la suciedad. E incluso sugiere pedir la colaboración de expertos internacionales pero el Taj Mahal continua siendo de un color inesperado para turistas y lugareños.

Los turistas que visitan el monumento esperan que se emprendan medidas para salvarlo. "Creo que el Taj Mahal es uno de los mayores iconos de India, que la ciudad debería estar más limpia y que el Gobierno debería hacer algo al respecto", sostiene Francesco, un turista argentino. "Es una vergüenza", añade.

El Taj Majal, motor de turismo

El Taj Mahal es una tumba. Una de las más bellas e impresionantes que construyó el emperador mogol Sha Jahan para su esposa (la segunda) Mumtaz Mahal, que murió durante el parto de su decimocuarto hijo después de 18 años de matrimonio con el Sha, al que siguió en cada una de las campañas militares que este emprendió. El mandatario le demostró su amor eterno, levantando para ella el Taj Mahal.

Un palacio de mármol blanco que se tardó 12 años en construir y tuvo más de de 20.000 personas dedicadas a su creación, entre ellos refinados artistas llegados de medio mundo. Desde que se terminó en 1643 han pasado casi cuatro siglos y el edificio sigue siendo admirado por todo aquel que lo visita.

En enero de 2018, el gobierno de La India limitó el número de visitantes a 40.000 para preservar la paz del lugar y garantizar una visita calmada al mausoleo de Mumtaz Mahal. Antes de esta medida, se superaban los 70.000 visitantes diarios durante el fin de semana, según datos del propio gobierno indio.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0