Buscar

Aullidos en el Día Mundial del Medio Ambiente por la protección del lobo en España

5/06/2018 - 9:39
  • Lobo Marley y el millón de firmas por la defensa de este animal
  • 600 ejemplares mueren en España al año por causas no naturales
Más noticias sobre:
Imagen: Dreamstime

"Sólo tenemos un planeta". Así rezaba el tema elegido para celebrar el primer Día Mundial del Medio Ambiente. Fue en 1974. Transcurridos ya 44 años de aquel 5 de junio, continúa vigente, más que nunca si cabe, la defensa y cuidado del entorno, de la Tierra. No en vano, en estas últimas décadas, distintas especies se han visto amenazadas cuando el humano se convierte en compañero hostil.

Uno de los casos más preocupantes en nuestro país es el lobo. Su delicada situación se ilustra con datos que ofrecen desde el Observatorio de la Sostenibilidad y el Voluntariado Nacional para el Censo del Lobo Ibérico, al año mueren por causas no naturales 600 lobos en toda España. Esta realidad choca de pleno con el normal desarrollo de la especie. Con estas cifras, los cachorros nacidos en este 2018 a duras penas alcanzarán la edad adolescente.

Por todo ello, desde Lobo Marley, movimiento no subvencionado por la defensa de este símbolo del paisaje español, lanzan este 5 de junio de 2018 una campaña de recogida de firmas con el fin de pedir al Gobierno lo que ya se acordó, hace dos años, en el Congreso por mayoría, la protección definitiva del lobo ibérico. En su momento fue una PNL (Proposición NO de Ley) que ahora interpretan que debe elevarse a categoría de ley. De ser así, el lobo entraría en el catálogo de especies protegidas. El objetivo lo han fijado en un millón de rúbricas. En ese sentido, entienden que el grado de protección tiene que asemejarse al del oso pardo o al del lince.

Aullar en Portugal o en España

En tierras españolas, el lobo vive en un marco un tanto anárquico, toda vez que desde Europa el mandato es claro. Lo consideran de interés comunitario, pero España "no cumple con la preservación", según afirman desde Lobo Marley.

Portugal es un claro ejemplo de ello. En el país vecino se encuentra estrictamente protegido y compartimos el mismo lobo. Ahí, precisamente, se halla el dilema dentro de la península ibérica. Puede nacer en un sitio y morir, a manos de las trampas del hombre, en otro. Cuando todo depende de por dónde pise...

Luis Miguel Domínguez es un veterano naturalista y presidente de Lobo Marley. En su opinión, las trabas de un mundo tranquilo para este animal en España son "los lobbys que presionan y empujan a los gobiernos. Tengo claro que no es un problema de partidos".

Si rascamos un poco más, en primera apariencia, podemos observar que, desde algunas posiciones, se viste al lobo como enemigo número uno de las ovejas. Sin embargo, tirando de clásicos, lo veremos como el malo si sólo escuchamos la versión de Caperucita. Los datos oficiales vuelven a ser claros en cuanto a la afectación al ganado, el 0,7% es la cifra de rebaño que el lobo mata anualmente.

Por ahí, Domínguez destierra mitos y rompe con un enfrentamiento, el del lobo versus el sector rural, "el mundo ganadero es esencial en la conservación de esta especie, así como de otras tantas. Y yo lo apoyo totalmente. El problema no es el ganadero de a pie, sino los sindicatos vinculados a la ganadería. Un ganadero nunca te dirá que el lobo es su mayor problema". De hecho, el lobo, alejado de zonas de población con alta densidad humana y actor fundamental en la regulación del ecosistema, precisa de otras presas. "Para sentirse lobo necesita cazar presas silvestres y hacerlo en grupo. Es ahí donde radica su verdadera esencia. El lobo necesita de jabalíes, de corzos o de ciervos, no de ovejas".

Casetas de la muerte

También conocidas como tiraderos. Una trampa mortal para los lobos. Construidas por quienes en su interior subyace el deseo de colgar en el salón de casa la cabeza disecada de un ejemplar. Diseñadas para atraer a estos animales con la comida como cebo. Allí los matan, si bien la ley de Castilla León prohíbe los cebos.

Ante la proliferación de éstas, desde Lobo Marley consideraron pertinente pasar a la intervención directa. Echaron abajo con sus propias manos estas casetas. Les costó, eso sí, ser denunciados. Ganaron, quedó archivado con sentencia firme. Y es que según cuenta Domínguez "la Justicia empieza a darse cuenta de que es un animal perseguido de manera injusta". El TSJ de Castilla y León ha echado para atrás la caza del lobo al norte del Duero. Y en cuanto a las casetas, los jueces han declarado que es una forma ilegal.

Es por eso que el conocido naturalista se muestra optimista hacia el paso legal definitivo, "la PNL, con respaldo de la mayoría, no tuvo la atención del Gobierno. Pero, ahora las cosas pueden cambiar. Nuestro llamamiento es a que todos los partidos políticos se pongan de acuerdo. Vamos a estar muy pendientes del nuevo Ejecutivo. Creo que cumplirán y lo declararán especie protegida, eso sería un verdadero cambio. Ya no sólo por una cuestión patrimonial, sino también para las generaciones venideras que no pierdan este animal". De momento van a por el millón de aullidos en forma de firmas.


Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
06-06-2018 / 09:59
Carmen
Puntuación 2

Protección al lobo

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.